domingo, 11 de junio de 2017

¿Por qué tengo antenas?

 Tengo antenas, y me salen de la espalda.


¿Por qué tengo antenas?


 Me niego a asumir que soy un insecto. Además, mis antenas no se encuentran en la cabeza como en las cucarachas, o en la cara, como en los gatos o el propio Dalí. Mis antenas permanecen ocultas en la espalda, por eso no me quito la camiseta en público. 

Algunas personas tienen las antenas en la cara. Mucha gente confunde las antenas con bigotes.


Es muy incómodo usar antenas. Todos piensan que tengo joroba. No es una joroba, son mis antenas, que las tengo hechas un gurruño bajo la camisa. A veces se me hacen nudos. Son muy sensitivas. Pueden captar la caída isótopos radiactivos desde el cielo; esos que todavía permanecen suspendidos en la atmósfera desde mitad de los años 50 del siglo pasado. Qué tiempos aquellos, cuando se realizaban explosiones nucleares al aire libre, a veces incluso con espectadores. Ustedes ya lo saben, todo espectador, más tarde o más temprano se acaba convirtiendo en sombra. 

Muchos dicen que soy muy intuitivo, pero eso es para evitar decirme a la cara que soy directamente imbécil. Desde hoy ya lo saben ustedes, si alguien les dice "Usted es muy intuitivo", coja un cuchillo y apuñale a ese individuo en el estómago, (es una forma de hablar, claro, estoy en contra de todo tipo de de violencia, pero sepa usted que le están insultando.) No soy intuitivo, soy sensible, pero no se trata de esa sensibilidad emocional que te hace perder el control cuando te insinúan que eres intuitivo. Es una sensibilidad derivada  de mis antenas. Antenas, que por cierto, me permiten conocer los hechos. Existen dos tipo de personas en el mundo; la Hinteligentzia y los Otros. La Hinteligentzia, tiene opiniones, pero desconoce los hechos. Los Otros, los que tenemos antenas, conocemos los hechos, pero somos del todo irrelevantes. La opinión de la Hinteligentzia, es más importante que los propios hechos. 

 A veces, me dan ganas de afeitar con un cuchillo de cocina a algunas personas.

Nadie se cree que tenga antenas, simplemente opinan que soy un ser deforme. Es horripilante ser tan sensible. Captar con estos pequeños tentáculos la realidad del mundo es agotador. Capto perfectamente con mis antenas que el trabajo es una estafa, pero la Hinteligentzia opina que el trabajo es un privilegio e incluso una fuente de dignidad. Hubo un tiempo que me hacían gracia las opiniones sin fin de la Hinteligentzia, pero creo que ahora son peligrosas. Muchas personas confían en la inteligencia de la Hinteligentzia,  en esa misma inteligencia que opinaba, y que opina,  que la bomba nuclear y el campo de exterminio eran necesarios. 

Declaro que la Hinteligentzia miente. Aunque para ser fiel a los hechos, hay que reconocer que la Hinteligentzia dice exactamente los mismo de los antenistas. El debate está abierto.
















1 comentario:

nemo dijo...

"Nunca soube se era demais a minha sensibilidade para a minha inteligência, ou a minha inteligência para a minha sensibilidade. Tardei sempre, não sei a qual, talvez a ambas, a uma ou outra, ou foi a terceira que tardou."
Livro do desassossego (trecho 399) - Fernando Pessoa

Y aquí te dejo un regalo de otra dibujante que tuvo antenas, esperando que Dominguet encuentre otro camino:

https://lesdessinsdecassandre.blogspot.fr/

 
Free counter and web stats