jueves, 10 de marzo de 2016

El presidente del gobierno en la era de su reproductibilidad técnica


 "Es posible encontrar en el supermercado botes y sobres de presidententes en polvo para disolverlos en agua templada"

El presidente del gobierno en la época de su reproductibildad técnica


Es posible encontrar presidentes orgánicos en polvo y disolverlos en agua templada, o bien, recrearlos mediante impresora, dando lugar a un presidente de gobierno casero, a un modelo de democracia jamás visto, que junto a un libre mercado siempre ajustando precios, han convertido la presidencia en algo muy popular entre, precisamente, las clases populares. ¿Quién no tiene hoy en día su propio presidente de gobierno en su casa, en su sofá, abriendo la nevera, echándose la siesta? 

"Les encanta abrir la nevera una y otra vez a lo largo del día"

No tengo el tiempo preciso para escribir la historia ni investigar en la historiografía de los presidentes técnicamente reproducibles, pero sí recordar que han pasado por algunas fases y ensayos. Tras la presidencia de goma fracasada, llegó el presidente holográfico, quizá algo fantasmal e incorpóreo, con poca chicha, hasta la  llegada del actual presidente orgánico, vivo, respirable, tocable. Me pregunto cómo afecta esta nueva infraestructura, esto es, un presidente técnicamente reproducible a la superestructura, a nuestra mirada sobre el mundo. Decir que existen, hasta donde yo sé, algunos aspectos que unen a todos los presidentes técnicamente reproducibles, a saber: a) La existencia de un molde primigenio matriz. b) La ubicuidad c) La perdida de aura.

Que cada familia, cada individuo, tenga su propio presidente, ha aproximado el poder al pueblo. Aunque reconozco que mucha gente se ha comprado su propio presidente, no tanto por hacer país, sino como algo parecido a un animal de compañía. La proximidad crea el cariño, y un presidente que pase las horas muertas en su casa, la de usted, es probable que se acabe acostando con su pareja. 

"Sienten emociones y apetito sexual, como usted, a pesar de ser meras copias"



 Es fácil que al volver del trabajo el presidente haya cambiado la cerradura de su piso. No debe preguntarse "Qué tiene este presidente que yo no tenga" La reproducción técnica provoca una pérdida de la intensidad del aura,  su fin como objeto de culto. La existencia de millones de presidentes idénticos por las calles genera una reducción del brillo del aura, es cierto, pero encontrártelo fumando sentado en la taza del water, en mi opinión, se la hace perder mucho más.

"Encontrar al presidente con los pantalones bajados le hace perder algo más el aura"


Esta reproductibilidad técnica del presidente puede crear algunos problemas tras la pérdida del gobierno ¿Qué hacer con todos esos millones de presidentes que dejan de serlo tras una retirada de la confianza, al ser derrotados en una moción de censura? No es fácil el paso de ser presidente a ser una simple boca, de tener la palabra a perder la voz.

Hubo un tiempo en el que los presidentes tuvieron un retiro dorado en yates, fiestas y en un consejo de administración, pero eso fue hace tiempo, cuando existían presidentes originales antes de ser convertidos en meras copias. Aun así, mantienen a pesar de todo el mismo discurso de siempre: se niegan rotundamente a la Renta Básica Universal e Incondicional, y es fácil verlos una vez que han perdido totalmente su aura, bebiendo directamente de la botella de cerveza en el parque, cada vez más deteriorados, agrietados, sin apenas dientes, hablando solos, llevando una existencia entrópica a la intemperie. No, no puedo quedarme impasible ante la escena terrible que se repite a diario, la de un expresidente borracho haciendo autoestop, maltratado, abandonado en la cuneta. 

 "El final siempre se repite. Se quedan dormidos para siempre, en algo parecido a un despacho"








 
Free counter and web stats