miércoles, 23 de diciembre de 2015

Hoy he recibido una carta explicando cómo se desarrollará el fin del mundo



 Aquí estoy, con mi singular estilo, evitando que el orden cósmico que se rompa.

El diablo y yo


El fin del mundo llegó forma divertida, deportivamente. Cómo decirlo, no sé hasta que punto el deporte puede ser bueno o malo para la humanidad y el cosmos.

No sé por qué la masa informe piensa que el diablo es vegetariano y promueve el encuentro entre culturas y civilizaciones. Se ha ido extendiendo el rumor de que incluso monta en bicicleta y vota al PACMA. No es cierto. 

El diablo existe, por supuesto, y lo único que desea es pasárselo bien, ser feliz. "¿Qué hay de malo en ser feliz?" - Preguntó el diablo a este periódico en cuanto llegó al gran Mandril.

A Satán le gusta el ping-pong. Desde mi punto de vista, el ping-pong  es un juego diabólico, pues no se trata de jugar, sino de que el otro se agache el mayor número de veces posible a recoger la pelota. Es más divertido, si además de agacharse, al otro le duele la espalda. 

El diablo pasa las horas muertas observando a las personas. Le hacen especial gracia las caídas. Ya saben ustedes, el tiesto se desprende y cae sobre una cabeza anónima, el suicida que salva su vida tras arrojarse al vacío pero que destroza la de un paseante pensante. A Satán se le atribuye la invención de la cáscara de plátano y la escalera que tantas caderas ha quebrado.

Cuando Lucifer escribe sus planes para acabar de una vez por todas con el mundo, no lo hace para fastidiar, ni por dinero, sino para echarse unas risas. En mi opinión el diablo no es exactamente el mal, sino alguien que le gusta hacer bromas.  En declaraciones a este periódico Satán dijo que "A quién no le gusten mis bromas, que se desplace a otro universo". El diablo es un tipo con bastantes ideas, y bastante originales. Tiene cosas que decir. 

El diablo necesita expresar sus ideas. Hoy se le ha ocurrido promover el fin del mundo mediante una competición, y por supuesto, a la masa informe le ha parecido buena idea, le gustan los deportes. Al finalizar el evento, la realidad, se desintegrará.

Hoy al abrir el buzón he encontrado una raqueta de ping-pong, una pelota y una nota personalizada que dice: 


Mandril, a 23 de diciembre de  2015

Estimado Óscar

Ha llegado el fin del mundo, pero no tema, usted lo puede evitar. Le entrego una raqueta mágica y una pelota, con la que si lo desea, salvará a la humanidad y a los hipocampos. De su mano y su destreza depende que la realidad y sus parientes no se desvanezcan en el éter. Tan sólo tiene que dar toques de continuo con la raqueta a la pelota, durante toda su vida Tiene tres oportunidades. Si a la tercera se le cae la pelota al suelo, todo a su alrededor se evaporará, como en su sueño, pero sin sueño. Le recuerdo que le evento será retransmitido en directo. Sus sobrinos le estarán mirando.

Su querido amigo,

El Diablo.











 
Free counter and web stats