lunes, 15 de septiembre de 2014

La resurrección de Botín

Botín y su nueva configuración después de muerto, asustando a Dominguet en un banco del parque. En realidad esta obrita podemos considerarla el IV acto de "Botín se va al Paraiso"


La resurrección de Botín

Acto IV

(Hay niebla. Un cuarentagenario lee la prensa sentado en un banco en el parque y toma notas en el cuaderno. Es Dominguet. Se oyen ruidos de entre la maleza, alguna rama rota. La noche es profunda)

Dominguet: ¿Quién hay ahí?

(Se vuelven a escuchar los ruidos, como pisadas)

Dominguet: ¿Hay alguien ahí? (Coge sus cosas, disponiéndose para irse)

(Aparece alguien de entre las sombras,  con un aspecto muy deteriorado, como de un yonqui. Muy delgado, arrastra los pies)

Botín: No, no te vayas...

Dominguet: Lo siento. No tengo dinero....

Botín: No te vayas....

Dominguet: Tengo prisa, cosas qué hacer, algún asunto pendiente, a medias...

Botín: Eso mismo le dije a La Muerte...Y ella me respondió que había tenido setenta y nueve años para resolver e ir concluyendo mis asuntos. Me dijo que otros no habían tenido tanta suerte, como si yo tuviera algo que ver con sus desdichas. No me entregó ni un minuto extra.

Dominguet: No es posible...Eso mismo me dijo alguien...una figura pública.  La hice una entrevista después de muerto. Lo último que supe es que se dirigía a la Nada o a un paraiso fiscal, no lo recuerdo bien. Hace tanto tiempo...¿Tú eres...? 

Botín: (Interrumpiendo a Dominguet) Si, soy Botín. Reconocí tu voz cuando hablabas solo, aquí mismo, sentado en este mismo banco del parque...¿Fuiste tú el que me hizo la entrevista, verdad?

Dominguet: Si, te hice la entrevista...pero te equivocas...No hablaba solo...Bueno, si, hablaba solo, pero no se lo digas a nadie...

Botín: Si, ya me parecía que estabas chiflado...¿Para qué querías entrevistarme entonces? ¿No has hecho nada con ella?

Dominguet: Traté de vender le entrevista a algunos periódicos, pero imposible. Ni siquiera la leyeron. La transformé en una obra de teatro....en una comedia

Botín: ¿En una comedia? ¡No me jodas, tío!

Dominguet: Bueno, quería hacer una comedia, pero salió una tragicomedia. Se la envié a alguna compañía. Creo que jamás la han representado. Igual no soy muy bueno escribiendo. Al final la publiqué en un periodiquito de noticias absurdas en internet que yo mismo escribo, por aquello de ejercitar la mente La última vez que miré las estadísticas, tan solo había entrado a  la entrevista dramatizada trece personas. Y no estoy seguro siquiera de que la hayan leído.

Botín: Consigo hablar con alguien tras morir, antes de disolverme en la Nada, y resulta que es contigo...¡Qué perdida de tiempo!

Dominguet: ¡Has vuelto de la Nada! Alégrate. La última vez que hable contigo te encontrabas en una situación desesperada, a punto de desaparecer para siempre de la corriente histórica

Botín: ¿Qué he vuelto de la Nada? Mírame. ¿Te parezco que estoy en algún lugar?

Dominguet: Tu cuerpo ahora es mucho más joven. Es cierto que tienes muy mal aspecto, pero en fin, el futuro es tuyo

Botín: ¿Mio? Ahora soy un lumpemproletario. No hay ningún futuro aquí, en este cuerpo....

Dominguet: Vuelve con los tuyos entonces....¿O es que vienes a quejarte de lo mal que te ha tratado la vida? ¿No eras tú el que decías que uno se construye su propio destino?

Botín: Nunca he dicho tal cosa, al menos no hay pruebas escritas. No, no puedo volver con los mios...ya no me aceptan, no me dejan pasar....se rien de mi, dicen que yo no soy yo, no me abren la puerta, me echan los perros encima, llaman a la policía...No soy nadie

Dominguet: La verdad es que estás muy próximo a la Nada. No quisiera estar en tu lugar.

Botín: La Muerte no me engañó cuando me dijo que me llevaría a la Nada. No podía imaginarme que esto era la Nada, este cuerpo, sin alicientes para maravillarme. No tiene sentido alguno mi vida. En realidad ni siquiera sé si soy Botín. Me parece un sueño, una fantasía. Un recuerdo que cada día se me hace más borroso. No tengo identidad en este cuerpo de otro que no soy yo, 

Dominguet: Ahora es tu cuerpo, ¿qué vas hacer con él?

Botín: ¿Yo? No sé. Esperar a que llegue La Muerte otra vez, asaltar a una viejecita, quizá. Comenzar a beber vino, si es que a eso se le puede llamar vino. ¿No tendrás algo para dejarme, no? Te lo devolvería...

Dominguet: No, es que no llevo suelto....

Botín: Da igual, aunque sea unos billetes. Cuando consiga entrar en mi casa...ya verás

Dominguet: La verdad es que no tengo nada, otro día quizá...

Botín: Ya es otoño y refresca por las noches...Podrías dejarme dormir en tu casa. hace mucho tiempo que no duermo en una cama. 

Dominguet: Es que...en fin...no sé...Es que hubo un incendio y se quemó mi piso...

Botín: ¿Y en casa de tu madre? 

Dominguet: Es que...cómo decírtelo... se quemó  también la casa de mi madre....

Botín: ¿Conoces a alguien que me pueda alojar unos días?

Dominguet: El incendio se extendió por toda la ciudad

Botín: Ya veo

Dominguet: Bueno, he quedado...Me tengo que ir...

Botín: ¿No me quieres hacer una entrevista?, ¿quieres que quedemos otro día? 

Dominguet: Con la entrevista que te hice tras tu infarto, me vale...gracias 

Botín: Nos veremos, ¿no?

Dominguet: No sé, es difícil. Voy a estar muy ocupado en los próximos treinta años...Igual nos vemos. Bueno...qué decirte...Adiós o mejor...¡Bienvenido a la muerte!



(Dominguet se pierde en la niebla. Botín se queda solo. La luz se va. La noche se apodera del parque)

Fin
























 
Free counter and web stats