miércoles, 21 de octubre de 2015

Noticias sobre la hibernación colectiva


Un mundo basado en la hibernación colectiva introducirá nuevos cambios en la vida cotidiana. Entiendo que nuestros ciéntificos desarrollarán la cama comunal, por aquello de conservar el calor humano y repartirlo. El dibujo representa un posible modelo de cama del futuro. Este periódico no se hace responsable de posibles orgías nocturnas.

Tesis sobre mi proyecto de hibernación colectiva

La noticia aparecerá en la prensa, en todas las televisiones. Se debatirá en las calles, en todo tipo de foros, levantará expectación, controversia. Muchos estarán en contra, tratando de sabotear y hundir el proceso, otros tantos a favor. En cualquier caso me resulta imposible saber cómo se impondrá en la sociedad, si por decreto o de manera natural. 

Repaso los titulares de la prensa y me inquieto:  "¿Quién pondrá el despertador a la Historia?", "¡El sueño de la razón nos impide ver la luz!", "El último en acostarse que cierre la llave del gas".  Abandono el periódico y me pregunto, ¿de qué están hablando? A partir del 1 de noviembre hasta el 21 de marzo, tendremos sueño y ya no nos levantaremos hasta la llegada de la primavera. Será la primera vez en la historia que el ser humano cierre los ojos para hibernar.

Los contrarios a la hibernación creen que será la ruina, no solo porque durante estos cuatro meses nos saldrán úlceras por presión, sino que además, cuando despertemos, se habrá hundido la economía. Cosas de la sociedad de consumo. Los partidarios de la hibernación están convencidos de que será una gran oportunidad para frenar el cambio climático, reduciéndose las emisiones de CO2,  ya sea porque las estufas de los pisos permanecerán apagadas, los centros comerciales y las fábricas cerradas y, los automóviles parados en las cunetas. Durante este tiempo dormidos, la fauna de todo el país se regenerará. No solo la caza retrocederá, sino que el bosque irá ganando terreno a los cultivos, muchos de ellos sin sembrar. El futuro es incierto para el  brócoli, la coliflor y las coles, verduras de invierno, que probablemente se abandonarán. Malas noticias para los vegetarianos, pero buenas noticias para los niños de todo el mundo formados culinariamente en el filete procesado, y para los millones de pavos y los corderos, que evitarán su tradicional holocausto anual de diciembre. Será el fin de las navidades. Por otra parte, anunciamos que un gran número de ocas y gansos dirán adiós a la vida,  pues la demanda y las ventas de edredones de plumas se dispararán meses antes de la llegada de la hibernación colectiva. 

Creo que el problema de la superpoblación y el crecimiento descontrolado de la natalidad podrá soslayarse gracias a la hibernación. Para evitar los partos durante los meses que permaneceremos dormidos, solo podremos tratar de engendrar criaturas entre julio y octubre, tiempo que será conocido a partir de ahora como "El periódo espermático", durante este tiempo se establecerán nuevas fiestas y celebraciones populares. La vida cotidiana cambiará radicalmente. Es posible que los colegios permanecezcan todo el año cerrados.

El profesorado ha recogido firmas en protesta por la hibernación, pues temen que el alumnado quede totalmente desprotegido. "Sin clases en verano y sin clases en otoño e invierno, cuándo se formarán las personas, qué será de nuestros empleos", se preguntan.  Los comites de sabios han anunciado la intención de reformar todo el sistema educativo, o de lo contrario,  investigar la manera de aprender durante el sueño mediante algún tipo de impulso eléctrico al cerebro. No han añadido más, tan solo que igual será preciso el uso de gafas nocturnas. El debate está abierto.

Solo queda un pequeño escollo sin resolver durante la hibernación, ¿qué será de los insomnes? Me los imagino dando vueltas y vueltas en la cama, durante cinco meses. Quizá se levanten a dar un paseo en una ciudad deliciosamente silenciosa, o a intentar descubrir aquella nevera que por alguna clase de prodigio, no se encuentre vacía.








 
Free counter and web stats