martes, 20 de abril de 2010

Hacia un nuevo modelo cinematográfico


Dominguet un segundo antes de comprender las posibilidades del Cine Nuevo

El Cine Nuevo

El nuevo cine que propone Dominguet no utiliza ningún soporte digital ni magnético ni óptico. Tampoco precisa de emulsiones, ni de costosas herramientas. Este nuevo cine se crea con la mente. Su mente. Solo un riesgo; el cineasta puede llegar a volverse loco.

El público es el propio director, esto no quiere decir que no exista público, pero tampoco significa que el público sea consciente de ser público. Exactamente lo mismo ocurre con los actores. De hecho el director, el público y los actores se intercambian en todo momento su rol, sin ser conscientes de ello. El guión es transformado a cada instante, aunque esto no quiere decir que no exista argumento ni desarrolle una historia y un final. Un ejemplo de cine mental lo encontramos en 2022, una revolución planetaria programada no televisada. Es una película real. Todo sucede a tiempo real y al mismo tiempo es una creación mental, las situaciones aparecen en la mente del director, pero en el caso de 2022, una revolución planetaria programada no televisada, el director, si es que lo hubo, desaparece del todo, y se convierte en una producción cinematrografica sin centro, con al menos 22 millones de directores y actores interviniendo en una inmensa obra colectiva. De hecho, un solo director no tiene ningún control sobre la película. El nuevo cine es emocional, todo lo que sucede en ella es vivido. No es exactamente un documental, aunque lo parece, tampoco es ficción aunque también lo parece, incluso podría llegar a ser ciencia ficción. Desde que el cine es más interesante que la vida real, la vida real se empeña en ser cine, pero cualquier nuevo cineasta que se precipite hacia el nuevo cine debe tener en cuenta que en la escenografía, atrezzo y decorado hay vida sensible por doquier. Solo un consejo para el nuevo cineasta que se aventure por las sendas del cine nuevo: existe un riesgo; volverse loco, ¡pero es tan excitante!

4 comentarios:

Galloloco dijo...

¿Otra vez fugándonos de la realidad?

Anda Dominguet, deja las chorradas y sigue fregando platos.

Dominguet dijo...

Es cierto, me distraigo bastante ¿qué hacer? Fregar platos es un rollo. De acuerdo, siempre quedan los bancos. De momento esa posibilidad la apunto en mi lista de "asignaturas pendientes"

orola dijo...

los tiques para la locura se venden gratis con los del supermercado, no hai temor. En estas películas mentales no habrá créditos (las letritas que aparecen al principio y al final, que es lo único que se lee en Spaña en una peli convencional)pues con tantos colaboradores voluntarios e involuntarios todo el rollo iría para las presentaciones. Y si en vez de música de fondo le metemos paisajes sonoros? y si en vez de hablar, los personajes se comunican telepaticamente? el resultado puede ser imprevisible.

Dominguet dijo...

En fin. Estoy absolutamente convencido que este tipo de películas se ruedan por doquier. A veces solo hay que "ser uno mismo" para inmediatamente representar un papel.

Por cierto, lo de los personajes que se comunican telepaticamente me gusta, y me gusta mucho.

 
Free counter and web stats