jueves, 6 de junio de 2013

El hombre que se reía veinticuatro horas antes

El hombre que percibía el futuro 24 horas antes, un día, de repente, sin saber el por qué, se aleja de Mandril

El hombre que se reía antes de tiempo

Existe en Mandril un hombre, que de repente, cuando todo el mundo guarda silencio, ya sea porque se encuentra en mitad de una tragedia o un conferenciante inicia su discurso, comienza a reírse. Todo el mundo cree que está loco. Lo que ocurre es que al día siguiente ocurrirá algo inesperado, gracioso, y no lo puede evitar. Veinticuatro horas antes de que suceda, él ya comienza a reírse.

El hombre que se ríe con antelación a los hechos, también llora antes de tiempo. Cuando alguien se ríe solo enseguida se abre un círculo y un silencio a su alrededor. Por el contrario, cuando alguien comienza a llorar, siempre aparece un amigo que se aproxima a consolarte. Sin embargo, cuando se le pregunta al hombre que se reía antes de tiempo el motivo de sus risas o llantos, él no puede contestar, pues ni siquiera lo sabe. Se ríe o llora de un suceso del cual todavía no tiene conciencia. Sin embargo sí puede llorar en una fiesta por algo muy triste que acontecerá y decir que se siente feliz. Se siente feliz por el ahora, sin poder expresar el por qué brotan sus lágrimas El hombre que se ríe veinticuatro horas antes, a veces, se pone a gritar. Él dice que se encuentra bien, pero cuando le quitamos la camisa, su cuerpo se encuentra amoratado, cubierto de golpes. Todavía no ha salido a la calle en pro del derecho a expresarse libremente, y ya ha sido lo suficientemente maltratado por la policía. Y sin embargo hay días en los que no ha ocurrido todavía nada extraordinario, y su corazón palpita enloquecido. Se ha enamorado, y ni siquiera sabe de quién.



 
Free counter and web stats