lunes, 9 de junio de 2014

Qué hacer con las élites

Hay infinidad de tareas que pueden hacer los ricos por la sociedad, como barrer calles, limpiar letrinas, pasear serpientes venenosas, acompañar a viejecitos al centro de día, por ejemplo. Algunas de estas tareas molan y otras no, yo propongo que realicen las que no molan



Proyecto para los ricos


Estoy muy preocupado las élites. Su alejamiento de la  realidad, su falta de participación en la vida social, esa manía en tributar poco, ese despertar y encontrarse las calles limpias de Mandril, como un milagro. Estoy preocupado por su salud metal.

Tenemos que hacer lo posible para que las élites del país no enloquezcan. Volverse loco no mola, al final con la medicación se te caen los dientes. Y yo prefiero que las élites tengan dientes, les da un rostro más amable, humano. Si, yo prefiero a las élites con  rostro humano. 

Mi argumentación es la siguiente; para que las élites tengan rostro humano es preciso que participen en la vida social, basta ya de aislarse en su yate fuera de las miradas del mundo. Como a las élites les  ha dado por no tributar, por colocar el dinero en productos financieros y especulativos exentos de impuestos, podemos decir, sin ningún genero de duda, que han dejado de colaborar con la sociedad. Propongo la creación de un servicio social para los ricos como una forma de devolver a la sociedad, aunque sea muy poco, algo de lo que la sociedad les entrega a ellos. Es muy agradable, lo reconozco, que alguien en la oscuridad de la noche llegue a las casas, como un Papa Noel, y se nos lleve la basura. Que mayor regalo que un desconocido nos libre de morir entre nuestra propia mierda o de sucumbir al tifus o al cólera. Déjenme que les explique; hay cosas que nadie quiere hacer, necesarias, y que solo se realizan cuando se está obligado por la necesidad o por la fuerza, empleos degradantes, atribuidos históricamente a los esclavos. Habría que hacer una lista de estos trabajos y abolirlos. No es que deje de existir por decreto la limpieza de las letrinas,  por supuesto, propongo que esas tareas sean realizadas por voluntarios. En mi opinión, estos voluntarios deberían ser principalmente élites, y cuando digo élite digo gente aislada, próxima al umbral de la locura, alejada del mundo, siempre sacando y sacando más y más a la sociedad, y nunca devolviendo nada. Propongo que las élites, todos estos que colocan la pasta en SICAVS, por ejemplo, colaboren con la sociedad, barriendo un par de horas las calles de Mandril. Esto les permitirá que contacten con la gente, con la realidad, con el territorio, con la vida real. Sin duda se mantendrá su equilibrio mental. Es evidente que no querrán hacerlo, preferirán que lo hagan otros. En este caso, si no quieren hacerlo, no hay ningún problema, este es un país libre, tan solo deberán pagar su parte que les toca de impuestos, en este caso no ya sobre el IVA, ni sobre las rentas de trabajo, pues estas gentes hace tiempo que han dejado de trabajar. Una tasa, un tasa Tobín que grave sus transacciones financieras. Mi propuesta permitirá alejar a los pobres de la siempre agotadora tarea de realizar lo necesario. Demos una oportunidad a los ricos.




 
Free counter and web stats