martes, 25 de noviembre de 2014

Carretera hacia el cielo

El espíritu de Ggeorge Orwell, se ha puesto a examinar de nuevo las realidades del gran Mandril


Camino al cielo 
(Parte primera)

Por primera vez he  puesto en marcha un coche, y enseguida me ha envuelto la niebla. Cuando se ha despejado ya no había rastro de Mandril. Me encontraba en el cielo.

Yo debo ser uno de esos socialistas excéntricos de los que hablaba George Orwell en el delicioso "El camino de Wigan Pier" Solo me falta la barba, aunque reconozco que tengo cierta tendencia hacia el zumo de frutas y una inclinación al vegetarianismo. 
Sea lo que fuere, ocurrirán cuatro cosas en el mundo simplemente porque no hay más remedio. Las enumero, aunque desconozco el orden.


1) La conversión de la población mundial al vegetarianismo

2) Reducción drástica de automóviles y automovilistas

3) Encarecimiento sensible de las materias primas

4) Implementación de la Renta Básica Universal

Estos cuatro puntos serían gestionados por lo que se denominará como "ecocapitalismo". El término es contradictorio en si mismo, es cierto. Se nos ofrecerá la eugenesia como alternativa, y aunque no está de moda, ya saben ustedes que ocurre con las modas. Siempre vuelven. De hecho la eugenesia ya ha vuelto, solo que esta vez se ha aplicado voluntaria y masivamente entre los izquierdistas. Observen esta estadística: cuanto más de izquierdas se es, menos hijos se tienen. Antes la eugenesia se aplicaba a los pobres y a las gentes -también pobres- con taras físicas y mentales. Ahora la izquierda es la víctima. Solo que se lo aplica voluntariamente a sí misma El sueño del poder, hecho realidad. 

Como en la eugenesia aplicada voluntariamente por los propios izquierdistas a sí mismos, ocurrirá algo parecido con los tres primeros puntos. No se forzará a nadie a ser vegetariano. Lo más probable es que un día usted se encuentre siendo vegetariano. En realidad ya le está sucediendo. Si se fijan, hay una caída en el precio de las bandejas de carne en los supermercados. Todos sabemos que un kilo de maíz no puede ser más caro que un kilo de carne de cerdo, y sin embargo el maíz comienza a a ser más caro que la carne. Esto, evidentemente es imposible, entre otras cosas porque al cerdo se le alimenta con maíz. El secreto está en la etiqueta. Entre un 20% y un 40% de la carne de cerdo, no es cerdo. Es soja. Un camino indirecto para llegar al vegetarianismo, vía el libre mercado.



 
Free counter and web stats