domingo, 7 de junio de 2015

Levitación en las escuelas públicas del gran Mandril

Los alumnos de la escuela pública aprenderán a construir su propio cúmulo aerostático y pilotarlo.

Proyecto de cúmulos aerostáticos 

Los alumnos dedicarán un par de horas diarias a la asignatura de levitación en las escuelas públicas del gran Mandril, con el objetivo final, de encontrarse capacitados para flotar a una altura superior a los diez centímetros del suelo. Ustedes pensarán que diez centímetros no es demasiado, sin embargo, serán suficientes para transformar el mundo tal como lo hemos conocido.

En realidad diez centímetros será todo un mundo, aunque un solo centímetro, un milímetro, podría ser suficiente. Aun así, no se trata tan solo de levitar. Levitar es fácil si uno pone empeño. Lo que yo propongo es que los alumnos aprendan a formar cúmulos de energía con la mente con el fin último de introducirse en ellos. Lo que flota es el cúmulo de energía, no tanto la persona.

Al subir a uno de estos cúmulos de energía, este, se adaptará al cuerpo humano. Yo propongo tres posiciones:

 A) En estado horizontal, con el fin de echarse la siesta. La temperatura interior de estos cúmulos de energía flotantes será confortable y constante. Creo poder afirmar, que las camas, las colchas y las mantas desaparecerán en todo el área geográfica de Mandril. Si me apuran, podría convertirse en una alternativa y acabar de una vez por todas con la crisis habitacional. Sea como fuere, el cúmulo es apto para dormir a vivac en nuestras excursiones por la montaña, a modo de saco de dormir, pero mucho más chulo.

En esencia es una célula habitacional.

B) Sentado, para poder pilotar el cúmulo como si de un vehículo tradicional se tratase. Se sustituirá a los automóviles por estos flujos de energía, mucho más silenciosos que los coches, y menos contaminantes. Aumentará el desempleo, dado que la industria del automóvil quedará obsoleta. Este suceso podría ayudar de nuevo a abrir el debate de la Renta Básica Universal e Incondicional.

Sustituirá a los vehículos a motor.

C) De pié. Levitar diez centímetros del suelo en el interior de un cúmulo energético, será muy práctico para los que somos más bajitos que la media nacional, sobre todo en los conciertos, cansados de ver cabezas en vez del espectáculo.

Imagino que la sensación que viviremos al estar dentro de uno de estos cúmulos de energía será muy parecida a la que se percibe en el interior de un útero materno, por lo que podría ayudar a relajarnos y a combatir el estrés. Es probable que nos quedemos dormidos en su interior. Creo que la sociedad que puede salir de estos cúmulos de energía flotantes, será mucho más tranquila y silenciosa. Allí donde hay ruido, es más difícil pensar y reflexionar. Un Mandril de seres pensantes, será sin duda mucho más inteligente.


 
Free counter and web stats