sábado, 10 de mayo de 2014

El fin de los centauros de Mandril

No quedan imágenes de los centauros de Mandril. La que acompaña este texto será sin duda una recreación por ordenador. No quedan centauros.

Los centauros de Mandril


A medida que el planeta se va desinflando, es decir, se hace más pequeño, el número de centauros se reduce.  Esto se puede complementar con otra observación; a medida de que Mandril crece, decrecen los centauros.

La normativa municipal es bastante clara al respecto:  los centauros no pueden trotar libremente por la ciudad. Yo añadiría que tampoco pueden hacerlo las personas ¿Qué ha tenido que ocurrir para que los centauros hayan desaparecido de la ciudad? Me niego a olvidar las matanzas de centauros y amazonas, unos culpables de violar y secuestrar mujeres, y ellas de practicar el exterminio de los hombres. No quedan testimonios. Al final, fue el hombre el que exterminó a las amazonas. Ya nadie recuerda el día que ardió el barrio donde vivían. Respecto a los centauros, me pregunto si comérselos en un restaurante sería considerado canibalismo.  Digámoslo alto y claro, si no existen centauros es porque fue imposible criarlos en masa, se habían desacoplado, esa aversión de emplearse para las obras públicas, esa negativa de utilizar su fuerza e inteligencia en el trabajo. Se habían quedado fuera,  no encajaba su personalidad y carácter con el sistema de propiedad privada. Cómo sobrevivir en Mandril si no podían pastar en los parques.  El día que vi un  centauro rebuscando en la basura sabía que había llegado el fin. En cualquier caso han desaparecido de nuestra de visión, probablemente han caído en la Nada. Sin embargo mantengo la esperanza, quizá permanezcan en ese punto ciego de nuestras miradas, y entonces, algún día volverán. 

Si, la normativa municipal sobre centauros, mucho me temo, que ha quedado anticuada.


 
Free counter and web stats