jueves, 8 de mayo de 2014

La nueva poesía mandrileña

Instantánea del primer gran congreso internacional de poetas de Mandril


¡Todos somos poetas!


Lo confieso, quiero ganar dinero con la poesía, pero alejarme de la intención de viajar a Marte. Es imposible, no soy capaz siquiera de recitar mis textos a nadie. Sin embargo ayer lo hice.

Ayer lo hice ¿Era Montaigne el que al final de la jornada escribía sobre aquello que le había acontecido? Si, ayer lo hice. Estos últimos días no he hablado con nadie, me refiero a nadie que tenga cuerpo. Es cierto que he mantenido correspondencia por escrito y por lo general breve, con el fin de conseguir algún favor amoroso o sexual, y por la que no he obtenido respuesta. También he hablado por teléfono con amigos y familia que no están presentes, y para mi poesía, la poesía extraña  y sin alma que ayer recité por primera vez en mi vida, tampoco me valen, porque ayer mis seres queridos tampoco tenían cuerpo, y sin embargo ayer hablé. Recité mis poemas cara a cara a desconocidos, algo a medio camino entre una broma y lo horrible. Desconocidos que poseen un cuerpo. Fueron todas mis palabras dichas a lo largo del día y las he recopilado en el poemario más breve e inquietante del mundo; son estas, que  comenzaron al mediodía, en la panadería:    

- Hola
- Hola
- ¿Queda pan? Ya veo, quería una...
- ¿Una barra de horno?
- Si, ¿cuánto es?
- Cincuenta y cinco céntimos
- Hasta luego

La nueva poesía se recita por doquier. Es una poesía inconsciente, realizada por la necesidad o por algún tipo de interés. No es una poesía escrita, aunque después se reescribe. Es una poesía oral, como la de los viejos poetas, intermediarios de los dioses. Es cierto que esta poesía no puede considerarse fruto de la intermediación con dioses, detrás tiene que haber algo más horrible. 

La segunda vez que hablé, cuando recité mi segundo poema a otro cuerpo, ocurrió en una sala de exposiciones. Me dirigí a una chica muy joven, en el mostrador de la entrada:


- Hola ¿Es hoy el encuentro con Santiago Alba Rico?

- Si, abajo en el auditorio
- ¿Hay que reservar o sacar algo?
- No, pasas directamente
- Gracias


La nueva poesía es interactiva,  una creación colectiva. Ninguno de los interlocutores es consciente de encontrarse en mitad de un proceso de creación. 

Más tarde, al salir del encuentro de las conversaciones con Santiago Alba Rico, me dirigí  a una tienda de chinos. Como quiero escribir una obra de teatro larga necesito posit de colores para llenar la pared de comentarios e ideas.


- ¿Tienen posit de colores?
- En el segundo pasillo, en el estante de la derecha...abajo
- ¿Cuánto es?
- dos con veinticinco


Me había hecho la promesa de ir al cine. Los miércoles ofrecen descuentos en la entrada, bastante más económicos que el resto de miércoles del año. Se entiende que hemos dejado de asistir al cine por el asunto de los precios, sin embargo, eramos tres personas en la sala.

La nueva poesía se muestra tal cual es, en presente continuo. Es tal la franqueza, que en sí misma es un producto arqueológico. Descubrimos en estos breves poemas el mundo, la realidad y el tiempo de los autores

- Una entrada para "Moliere en bicicleta"
- ¿Fila ocho centrada?
-¿Puede ser algo más cerca?
- Está todo libre
- La tercera
- Son tres con noventa
- Gracias


 
Free counter and web stats