domingo, 20 de enero de 2013

El enmascaramiento de la ciudad

Estamos trabajando para algo parecido a una solución

La vuelta al cartón piedra

Durante los próximos cien años la ciudad se irá deteriorando lenta pero inexorablemente hasta el colapso. Pero no todos son malas noticias, tenemos propuestas para que a pesar de todo la ciudad mantenga su apariencia con cierta dignidad  hasta su caída definitiva

Ya no se trataría tanto de hacer ciudad ni de rehabilitar, sino de enmascarar, por eso proponemos la vuelta al cartón piedra. Si las fachadas continúan deteriorándose construiríamos una fachada falsa, una máscara,  que ocultara el verdadero rostro de la ciudad. La función de esta máscara permitiría no solo esconder la realidad y generar una apariencia vacía, sino que podría dotar a la ciudad, una ciudad que está a la vista de todos, de un poderoso arma, el del engaño. A pesar de la decadencia nos dotaríamos de máscaras urbanas que no solo mantendrían el estatus y el esplendor pasados, sino que nos permitiría mediante el engaño de la máscara encumbrar la ciudad. Imaginen una ciudad en pleno proceso de deflacionario como Mandril donde  se dejara de construir grandes edificios de hormigón y cristal y elevara la ciudad a los cielos gracias al cartón piedra, que reemplazará edificios en ruina por fachadas luminosas y modernas de cartón piedra, donde se reemplazará cualquier intervención por una mascarada. Durante algunas decenas de años Mandril todavía podría ser la capital de mundo. Una imagen falsa de Mandril todavía podría salvar un Mandril que habría dejado de existir, al menos hasta que el gran vendaval llegara a la ciudad y arrancara de cuajo toda apariencia y Mandril se mostrara tal cual es, como una ciudad en ruinas, de edificios y calles que hace mucho tiempo han dejado de existir. 






 
Free counter and web stats