miércoles, 16 de enero de 2013

Sobre la Propuesta de Abolición del Futuro

Instantanea del futuro, una vez que ha sido abolido

"Quién controla el pasado controla el futuro
Quien controla el presente controla el pasado"
"1984" George Orwell

"Quien controla el futuro controla  el presente
Quién controla el presente controla el futuro"
"Sobre la Propuesta de Abolición del Futuro" Dominguet

Sobre la Propuesta de Abolición del Futuro

Muchos de ustedes ya se habrán enterado. Mañana se vota en el congreso la propuesta de abolición del futuro

No puedo precisar de donde proviene esta propuesta, si del propio gobierno o de una iniciativa legislativa popular. Lo cierto es que la abolición de futuro, en principio, provocará una caída en barrena de la venta y consumo de ansiolíticos, que se verá compensada por un crecimiento espectacular de estupefacientes. Una vez aprobada la iniciativa, el proceso de prohibición del futuro se completará con la quema de los periódicos del mañana y sus horripilantes noticias, y una transformación y simplificación de la lengua hacia el presente continuo. Según la secretaría del prensa del gobierno esto liberará a los ciudadanos de la angustia ante la muerte, el desamparo, la vejez y la enfermedad. Sin embargo las cárceles se siguen llenando de partidarios del porvenir.

Nos encontramos ante un hecho insólito. Al desaparecer el futuro, se iniciará un profunda paz social en el presente. Los disturbios en las calles, las huelgas, y toda movilización social cesarán en el dia a día. Los partidarios del porvenir argumentan que "no se está aboliendo el futuro, sino que se está dando un paso más al control del presente, o dicho de otra manera, el futuro quedará fuera de control"  Los partidarios del porvenir saben que el futuro horripilante puede ser cambiado, y que la única manera para intervenir en el futuro es participando en el presente real. Es cierto que mientras exista el futuro horripilante la angustia permanecerá, pero esta angustia se mitiga o desaparece mientras se conozca que el futuro puede ser cambiado. Es decir, participando en el presente para la transformación del futuro. La creencia popular de que el futuro no puede ser cambiado es parálisis social, y la parálisis social confirma el futuro como algo inalterable, esto es, una profecía autocumplida. La venta de ansiolíticos seguirá creciendo. Es muy probable que ante el convencimiento de que el futuro no puede ser cambiado, muchos, demasiados quizá, opten por negar el futuro. Una vez desaparecido el futuro de las mentes, el pueblo de Mandril respirará mejor, pero la magnitud de la abolición del futuro es inconmensurable, y podría alterar la construcción efectiva del porvenir, es decir; en el futuro se respirará peor.



 
Free counter and web stats