jueves, 21 de marzo de 2013

¡El peligro de dibujar soles!

Detención, muerte y resurrección de Dominguet

Ojeando los periódicos del futuro nos hemos encontrado con una serie de fotografías.  Al parecer son retratos de Dominguet en diferentes poses antes de incorporarse a la nada. Perdón, quise decir a la Nada.

Todo el mundo creía que Dominguet era un diletante. Quizá lo fuera. Pero amenazaba con incorporar a la realidad sus dibujitos. Y hasta ahí, bien. El problema es que no sabía dibujar. 

Dominguet en el momento de ser detenido. Se le acusaba de ir en pantalón corto y camisa a cuadros en verano. Había que justificar de alguna manera su detención. Porque claro, no se puede detener a nadie por dedicarse a hacer dibujitos, bastante malos, antes de ir a la fábrica

Dominguet no sabe dibujar, pero ayer dibujó un sol, y esta mañana ha amanecido soleado. En otras palabras, Dominguet ha encontrado por un fin un poder. Puede modificar la realidad a su antojo en soledad, e incorporar objetos al mobiliario urbano, o cubrir Mandril de nieve. Destruir autopistas o llenar la ciudad de globos aerostáticos. En cualquier caso ahora es una amenaza. Es decir; un hombre peligroso.


Revisando los periódicos del futuro nos hemos encontrado con Adolf Eichmann enviando a Dominguet a la nada, perdón, quise decir a la Nada. Para justicar la disparatada acción de Eichmann sobre Dominguet podemos alegar que Eichmann estaba haciendo su trabajo. 

Dominguet recibirá en el futuro un disparo en la cabeza por alterar la realidad mediante un bolígrafo Bic azul. Pero el Sol que dibujó y por el que llegó la primavera a Mandril podrá observarse durante el día y la noche mandrileña durante muchos años

Esperamos que dibujar solecitos con boli azul no se convierta en un espectáculo sangriento. En el margen superior izquierdo de la fotografía, un niño grabando un recuerdo indeleble.

Cuando se inicia una acción, esta jamás acaba. Eichmann, el tipo que disparó en la cabeza a Dominguet y que salvó al mundo, sin duda, de algunos horrores. Es decir, de algunas cosas bastante mal dibujadas, acabó montando una pizzería en estados unidos, pero un día descubrió que alguien había escrito en la puerta del servicio: "Sabemos quién eres". Una acción, cuando se inicia ya no tiene fin. 

Uno de los soles que dibujó Dominguet. Aclaramos que como no sabía dibujar, se especializó en dibujar soles.

Que Dominguet fuera capaz de dibujar soles y de llenar de luz Mandril nos devuelve la esperanza.  Porque si Dominguet podía hacerlo, cualquiera podía dibujar soles. Esto es muy importante, porque significa que Dominguet no es imprescindible, y que los soles continuarán siendo dibujados por diletantes que no sabían dibujar









 
Free counter and web stats