lunes, 29 de abril de 2013

Un hipotético futuro

Esta pequeña historia transcurre en Mandril, en un hipotético escenario futuro. Dominguet se ha hecho mayor y tiene todo el pelo blanco. No es posible precisar cuantos años tiene, ni en que año nos encontramos. Lo único que sabemos es que esta canción ya no está de moda: "El casero" de Malarazza

En cualquier caso, siempre podemos confiar en la suerte


Un hipotético futuro


Los alquileres en Mandril han caído. Sin embargo el número de viviendas vacías sigue aumentando a pesar de que hace años que no se construye ninguna. Los protagonistas se encuentran en Mandril, y asombrosamente comparten piso. No es una comedia de situación, pero podría serlo.

Dominguet: ¿Donde estamos? ¿Qué me ha pasado? Ah, si, han pasado los años y me encuentro en un futuro hipotético. ¿Y tú, quién eres? 

Compartiente: ¿Yo? Comparto piso contigo. Contigo y con cinco personas más

Dominguet: La verdad que el nombre es precioso "Hipotético futuro". Suena muy bien

Compartiente: Si..bueno...si tú lo dices...

Dominguet: ¿Y cómo es que compartimos piso? La ultima vez que estuve en Mandril allá por 2013 los precios de los alquileres y las viviendas en general estaba cayendo. Así mismo había un miles de viviendas vacías que no se conseguían vender...¿Seguimos en la misma situación?

Compartiente: Por supuesto que no. La realidad ha cambiado, pero se sigue largando la gente de la ciudad. Y sí, Mandril está lleno de pisos vacíos, pero aún así no tenemos más remedio que compartir piso, y lo hacemos tanto por necesidad como por principios. 

Dominguet:  Uff, el hipotético futuro tiene una pinta bastante destroyer. Explicate mejor, ¿Vivo con cuatro viejos melenudos?

Compartiente:  Te equivocas. Vives con cuatro melenudos viejos, y un barbudo calvo. Nada te contaré sobre si tenemos o no tenemos dientes

Dominguet: Jajaja ¡Vaya futuro! Bueno, cuéntame, ¿cómo he llegado hasta aquí?

Compartiente: Claro, tronco...¿recuerdas cuando  los inmigrantes comenzaron a largarse de la ciudad y muchos de los jóvenes? 

Dominguet: Si, claro

Compartiente: No lo decían en la prensa, pero claro, era un factor que inevitablemente nos iba a llevar a una espiral negativa. Como ocurrió en Detroit. Por muy bien que fuera la economía estatal, que no lo estaba, una ciudad con un millón menos de habitantes, por mucho marketing, o por muy bien situado que estuviera un supermercado junto a un atractor,  al decrecer el número de clientes, solo podía hacer quebrar el negocio. Una vez iniciado el crecimiento negativo poblacional, no era fácil revertirlo, y claro, este factor despoblacional no se encontraba solo, venía acompañado por otras movidas bastante interesantes

Dominguet:  Imagino que lo típico, lo que todo el mundo sabía y que no se actuaba de ninguna manera

Compartiente: El relevo generacional. La muerte de la peñuqui nacida en el baby boom, dejó a su paso más piso vacíos aún y menos población. Recuerda que esta generación ya no tenía cuatro hijos como la de sus padres,  la media era uno o dos. Y no solo eso, la caída de la esperanza de vida general, la desinversión en los espacios comunes y la venta de los hospitales, ha conseguido que  muramos antes. Y así ha vuelto a aumentar el número de pisos vacíos

Dominguet: ¿Y ya está?

Compartiente: Queda otro elemento. 

Dominguet: ¿Una guerra bactereológica quizá, que mata personas pero que deja los pisos intactos?

Compartiente: Creo que no, no me suena, pero podría haber pasado Lo que sí ocurrió es que tras la llegada al pico del petroleo en 2005 el precio del petroleo continuo subiendo. Esto encareció los costes de todo, y también de los pisos. A pasear de lo económico de los pisos de alquiler y la cantidad de pisos vacíos,  un obrero no podía vivir solo en un piso

Dominguet: ¿Yo creía que en Mandril no había obreros? Pensaba que todos eran ejecutivos y clases medias

Compartiente:  En realidad en Mandril había de todo, pero nadie los veía, desde lumpenproletarios, obreros,  y bastantes  imbéciles también, que me resultan muy difícil de clasificar

Dominguet: ¿Y les daba miedo vivir solos?

Compartiente: Jajaja En realidad si. Era imposible afrontar los gastos que generaba un piso individualmente. Y ya no te estoy hablando del precio del alquiler, de las hipotecas, ni de las tasas, de lo que estoy hablando es del pago de la luz, la calefacción, el agua...

Dominguet: Y entonces formamos comunas de barbudos viejos

Compartiente: Si lo quieres llamar así. Lo cierto es que al compartir piso se abrió un nuevo factor de despoblamiento de pisos

Dominguet: Jajaja

Compartiente: ¿De qué te ries?

Dominguet: ¡Vaya hipotético futuro!

Compartiente: Tú ríete, pero incluso mantener un piso vacío, en el mejor de los casos, era una lacra

Dominguet: Y los viejos se agruparon por primera vez en la historia

Compartiente:  Pues si, por necesidad o por principios, y por ambas cosas a la vez. Algunos incluso nos preparamos psicologicamente para afrontar el fin voluntario de nuestra existencia

Dominguet: ¿Preparándose para convertirse en viejos bomba que explotaran ante el paso de los tanques?

Compartiente:  Nunca se llegó a tanto. Simplemente nos preparamos ante la llegada de las enfermedades asquerosas y las demencias

Dominguet: Jajaja. Por lo tanto, el suicidio programado conllevará a la aparición de un nuevo factor que dará un nuevo impulso a la despoblación de la ciudad y al aumento de pisos vacíos

Compartiente: No estaría tan seguro

Aquí amiguitos se acaba la exposición de este pequeño esbozo de un hipotético futuro. Me resulta imposible precisar si esto es un futuro precioso o temible, lo cierto es que existen múltiples futuros. Cualquier acción se vuelve incontrolable y hace que el futuro cambie a cada instante. Hay miles de determinantes que actúan sobre la realidad. A veces lo que parece que nos llevará al bien, se torna en mal y viceversa. Esto no quiere decir que nos dejemos arrastrar por la inacción, claro.  La inacción es el paso primero para que la vida se convierta en tragedia. A pesar de todo, es la acción el único remedio conocido contra la tragedia.





 
Free counter and web stats