domingo, 23 de mayo de 2010

Ante el proceso de mutación de Dominguet




A solo un paso de convertirse en un hongo; Dominguet utiliza su pensamiento conservador

Al principio fué una mancha roja como la Mancha Roja de Jupiter, pero más pequeña. Al principio creía que era un sarpullido primaveral, pero no lo era.

Era un hongo. ¿Cómo había llegado hasta el cuerpo de Dominguet? Ni idea. Lo único cierto es que una espora se había instalado en Dominguet y ahora lo estaba colonizando. Mediante una expansión continua el hongo acabaría suplantando la personalidad de Domiguet, y si Dominguet dejara de ser Dominguet y se convirtiera en un hongo, ¿qué pensaría? Nadie sabe lo que piensan los hongos. ¿Qué leen los hongos? Quizá no lean, quizá no piensen y tan solo se contenten con humedad y calor. ¿El opuesto de Dominguet podría ser un hongo? El bién y el mal, luz y oscuridad, ganar y peder. En El Tao de la Física, Frijot Capra dice: "Los opuestos están unidos y son transcendidos" -Mal rollito- piensa Dominguet "Qué hombre y hongo dejen de ser opuestos constituye la esencia del Tao" Que Dominguet pueda ser simultaneamente un hongo, la verdad, no le apetece. El quisiera ser un hombre, pero eso quizá sea pedir demasiado, así que se contentaría con poseer sus formas y algunos de sus atributos. Tiene que elegir entre transcender y llegar a la esencia del Tao o declarar la guerra al hongo. No es nada personal. El quisiera hablar con el hongo de cosas mundanas y de otro mundo, mirar a sus ojos y decir "somos lo mismo" Pero es que amigos y amigas; mutar y dar saltos cualitativos a cada instante es difícil, implica cierto valor, y no sabe si sus amadas podrán comprenderlo

1 comentario:

orola dijo...

eso sólo lo sabe hacer Alicia y con la ayuda de Lewis Caroll. Deja de intentarlo, te harás un lío.

 
Free counter and web stats