viernes, 23 de septiembre de 2011

A favor del dolor de cabeza

Dos cuarentagenarios mandrileños pensando


¡Mandril está comenzando a pensar!

Todo indica que en los próximos años el dolor de cabeza se extenderá por todo Mandril y que aparecerán dos grupos enfrentados; los partidarios del dolor de cabeza y los contrarios al dolor de cabeza

En cuanto los problemas crecen nos da por pensar, pero en cuanto nos ponemos a pensar nos duele la cabeza. La solución contra el dolor de cabeza se encuentra se encuentra en dejar pensar, y aunque los problemas no desaparecen, al menos desaparece el dolor de cabeza. Para dejar de pensar ofrecemos unos cuantos remedios:

Retahilas de pensamientos prefabricados
Construcción de culpables
Aspirinas
Entretenimiento masivo
Drogaina

Los partidarios del dolor de cabeza no es que se encuentren a favor del dolor de cabeza, ni de los problemas; de lo que están a favor es del pensamiento. Un ejemplo práctico: no llegan alimentos a Mandril. El abastecimiento se ha interrumpido y el problema es mayúsculo. Podrían consumir alguna droga que mitigase el apetito o que les indujera al sueño, o quemar las tiendas de chinos si es que el pensamiento prefabricado indicara que los chinos son los culpables de la falta de alimentos, o simplemente olvidarse del hambre con una sesión continua de diversiones continuas, pero han optado por seguir pensando, y si uno sigue pensando igual se le ocurre algo; quizá tomar las fabulosas parcelas destinadas a la construcción para transformarlas en huertos comunales o prender fuego a los productos financieros que permiten la especulación con alimentos. A esto se llama pensar demasiado, y todo indica que en los próximos años se volverá a pensar, y en cuanto el populacho vuelva a pensar los dolores de cabeza y los problemas se transladarán a las cúpulas de los poderes, y entonces podría ocurrir que estos mismos poderes para dejar de pensar y evitar el dolor de cabeza buscaran culpables entre aquellos que se han puesto a pensar o buscaran soluciones prefabricadas, como cortar la cabeza a quienes han vuelto a pensar, pero una cabeza rodando no implica que los alimentos regresen a Mandril


 
Free counter and web stats