jueves, 7 de febrero de 2013

¡Eichmann no fue ejecutado en Israel!

Observe el retrato de Eichmann, ¿le recuerda a alguien? ¡Se parece a usted!


¡Eichmann en Mandril!

Investigando sobre la figura de Adolf Eichmann cada vez estoy más convencido: Eichmann no fue ejecutado. 

Eichmann no fue ejecutado. En realidad mataron a un tipo con su misma cara, pero me da igual la cara que tenía Eichmann, porque  si Eichmann no fue ejecutado, ¿donde se encuentra? Por lo que yo sé, Eichmann, se encuentra en Mandril.

Eichmann no ha muerto. Yo le he visto y me ha prometido una entrevista. Dentro de unas semanas llegará a mi casa y responderá a algunas de mis preguntas; el documento será excepcional. En principio me interesa poco la vida privada de Eichmann o que haya sido un buen padre o un mal padre. Lo que me interesa es su vida pública. Mantengo la tesis de que Eichmann es usted.

Sostengo que Eichmann no murió ahorcado en Jerusalén hace más de cincuenta años. Afirmo que Eichmann está vivo, demasiado vivo, y que encuentra en todos los sitios. Yo lo he visto en mi trabajo: he observado que algunos de mis compañeros se comportan como Eichmann, pero que todos mis jefes, y tengo jefes por doquier, son Eichmann. En realidad no es muy difícil ser Eichman, con ser un mierda vale, es decir; un cobarde. Es fácil ver el rastro que Eichmann que deja a su paso: un dia Eichmann decide eliminar a quinientos compañeros y los despide, o proceder al  desahucio hipotecario de una familia, u otro dia Eichmann se levanta con la orden de ejecutar a Eichmann, y lo ahorca. Pero no se puede matar a Eichmann mediante una orden; matar a Eichmann mediante una sentencia es perpetuar a Eichmann. Pero se puede acabar con Eichmann, de hecho es importantísimo hacerlo. Tengo algunas ideas al respecto. Haré algunos dibujitos y un breve tebeo titulado: "Cómo matar a Eichmann" y lo repartiré a la entrada de los colegios. 







 
Free counter and web stats