viernes, 20 de septiembre de 2013

Mi vida con un orzuelo

Mi orzuelo y yo, a viernes 20 de septiembre de 2013

Mi orzuelo y yo

Ya está. Ha vuelto a aparecer un orzuelo en mi vida, aunque lo hace siempre por sorpresa. Cuando menos lo espero llega y se instala en mi ojo.

Me pregunto por qué he sido yo el elegido habiendo catorce mil millones de ojos en el mundo. Su aparición me inquieta y consulto algunos libros sobre la vida del orzuelo, pero confieso que más que sobre la vida del orzuelo, busco textos que hablen sobre la muerte del orzuelo. Lo sé, no es una buena manera de empezar una relación con un orzuelo. Apenas se ha instalado en mi vida y ya estoy pensando en cómo deshacerme de él. Quizá deba dar un giro a mis relaciones con los orzuelos, y ya que se encuentran conmigo, tratar de disfrutar con ellos de la vida, vivir juntos esta existencia efímera, salir al parque, presentarlo a mis amigos. No debo avergonzarme de mi orzuelo, ni ocultarlo tras unas gafas de sol. Viviremos juntos hasta que dure, hasta que languidezca y un día despierte y descubra que que ya no está conmigo y se ha ido para siempre de mi vida. Y cuando digo de mi vida, quiero decir de mi ojo.


 
Free counter and web stats