martes, 25 de febrero de 2014

El hombre que hablaba solo


Al final, todo es mucho más sencillo de lo que parece


El hombre que hablaba solo

Dicen que hablo solo, que estoy loco. Se equivocan, yo solo hablo con las bacterias

No, no hablo a las farolas. Si ustedes me ven hablando con una farola es porque he emprendido un diálogo con las bacteria que la colonizan. Si usted habla con dios, nadie dudara de su salud mental, aunque el tal dios jamás haya existido. El gobierno de Mandril está constituido por psicópatas, y sin embargo, todavía no han sido apartados de sus funciones a pesar de los riesgos que suponen para la ciudadanía. Los mandrileños en general pierden un tercio de su existencia y los mejores años de sus vidas en el trabajo, sabiendo que entregan un tiempo que no recuperarán antes de caer a la nada, y sin embargo, nadie dice que están locos. A la gente no le gusta que discuta sobre el bien y el mal con los bífidus del yogurt, e insisten en que tome la medicación antipsicótica. Pero yo no preciso medicación para dejar de escuchar a las bacterias, tan solo preciso tapones para los oídos.


 
Free counter and web stats