jueves, 1 de diciembre de 2011

Acabando con el hambre en el mundo

Se multiplican las colas de miles de mandrileños para obtener el carné de intectual y evitar su deportación

Fin del hambre

El potencial energético de todos nuestros despojos puede condensarse en pastillas deshidratadas, que podrían acabar definitivamente con todas las hambrunas del tercer mundo

El plan es el siguiente; alimentar al sur del planeta con nuestros residuos compactados. Vease; huesos, cáscaras de plátano, naranja y huevo. Que contuvieran todos los nutrientes necesarios para la vida, y que se repartirían gratuitamente por toda la población, repito, a toda la población a cambio de:

1. Recuperación de las tierras más fértiles para el cultivo de alimentos biológicos y sin transgenizar para el consumo en Europa. Recuperación de los mejores pastos para la producción de carne de envío inmediato a Europa.

2. Centralización de todos los desechos tóxicos y nucleares de Europa en algunos enclaves del sur del mundo

El plan incluiría trasvasar toda industria contaminante de Europa al sur, y destinar a Europa la desagradable tarea de la producción de ideas. Es decir, sería el motor del trabajo intelectual planetario. Esto llevaría a una importante porción de los europeos, especialmente aquellos sin cualificar, a ser declarados no aptos. La nueva política de deportaciones masivas llevará a millones de mandrileños a recolonizar el sur del mundo gracias a su innecesariedad. No podemos saber cuantos necesarios podrían acabar viviendo en Europa, muy pocos quizá, solo sabemos que tendrían un craneo algo más grande que los habitantes del sur. Para potenciar su potencial potencial, es preciso que llegaran los mejores alimentos con el fin de nutrir optimamente sus cerebros durante su proceso de generación de fantásticas ideas.Con el fin de evitar distracciones, se eliminaría la generación de ruido; es muy probable que los vehículos más usados fueran los coches eléctricos que circularán silenciosos por la ciudades. Nada hará turbar la fabricación de pensamientos. Con el fin de que las ideas creadas en Europa fueran las más propicias para un mundo mejor, se trataría de que estas se generaran en un entorno lo más amable posible. Creemos que es necesaria la construcción de una gran cúpula que cubra toda Europa y que ponga a salvo para siempre a nuestros intectuales de toda interferencia sobre su trabajo mental.


Tras años de trabajo intelectual, se ha producido esta cosa como medio definitivo para acabar con el hambre en el mundo

 
Free counter and web stats