miércoles, 7 de diciembre de 2011

Hacia una nueva política sobre los árboles

Dominguet sorprendido mientras abrazaba un árbol

Nueva política sobre los árboles

En el proyecto de reconstrucción de Mandril proponemos que entre el 70 y 110 por ciento de los materiales y los alimentos que consuma el gran Mandril sean producidos en el área donde se yergue la ciudad.

Para entonces Mandril se habrá reconciliado con los árboles y todas las mañanas, los mandrileños se abrazarán en sus paseos hacia sus apasionantes trabajos en flujo permanente a los árboles que encuentren a su paso. Decir que se habrán formado bosquecillos de frutales a cada cierta distancia y el hábito de tronchar posiblemente haya desaparecido, siendo sustituido por la siembra. Es cierto que usted objetará y nos dirá que una ciudad autosuficiente no es posible ni deseable. Desde este periódico decimos que es deseable y como es deseable es posible. No solo la mayor parte de las carreteras y avenidas de Mandril son suceptibles a convertirse en vergeles, también lo son las fachadas y las azoteas. Tan solo la autopista subterránea que rodea el gran Mandril podría proveer de todas las proteinas necesarias a los mandrileños tras ser sustituido el automóvil por el cultivo del champiñon. Es probable que el cerdo acabe convirtiéndose en el animal sagrado de Mandril debido a la política de "Puertas Abiertas". La política de puertas abiertas, permitirá sustituir la puerta de cerradura por la puerta abatible. Cualquiera podrá acceder a su vivienda si lo desea sin necesidad de llaves, y eso hará que los cerdos puedan penetrar en su piso para dormir en la cama junto a usted. Los cerdos mandrileños, formados desde lechones en la convivencia con las personas correterarán alegres por la ciudad, de piso en piso, siendo alimentados por todos hasta el día de San Martín.




 
Free counter and web stats