miércoles, 29 de febrero de 2012

Consecuencias del uso del casco en Mandril

Rajoy elevándose elevándose en el cielo de Mandril dispuesto a huir después de tomar algunas decisiones que precipitaron su fin, pero ya no existen lugares donde huir

Peatones con casco

La decisión de eliminar pasos de cebra y semáforos con el fin de que fluyera la circulación y así estimular la venta de automóviles como último recurso para acabar con la crisis económica, llevó a que se tomaran decisiones complementarias como la obligatoriedad del uso diario en la via pública de casco y chaleco reflectante por parte de los peatones.

Se eliminaron los semáforos. Y los peatones se iban agrupando por miles, y cuando eran suficientes cruzaban con decisión la calzada con el fin de llegar a la acera de enfrente. Evidentemente estas acciones por parte de los peatones, ahora por fin organizados, y que ya no tenían que responder las órdenes de los semáforos, no solo empeoró la circulación, sino que transfirió a estos de un poder y genio desconocidos.

Por otra parte, el uso de casco obligatorio para peatones tuvo consecuencias extremas que cambiaron el curso de la historia de la humanidad. El uso del casco obligatorio impidió que las ideas se dispersaran hacia el éter cósmico, quedando concentradas en las cabezas, retroalimentándose,  aumentando el tamaño del cerebro de los peatones varios centímetros cúbicos.

El cóctel estaba servido, peatones más inteligentes y con mayor decisión,  autonomía y autoestima marcharon un día cortando de nuevo el tráfico y se dirigieron hacia el centro del mundo, es decir, la Bolsa del Gran Mandril, con sus cascos, en un ejemplar ejercicio de desobediencia civil podían recibir golpes en sus cabezas y silbar al mismo tiempo.  Para entonces la policía se había escindido en dos: la policía buena y la policía mala. No diremos cual, pero una de las dos se negó a golpear a los peatones. Después todos sabemos lo que ocurrió; era fácil ver a Rajoy elevándose sobre las masas en su helicóptero móvil tratando de huir a ninguna parte.


 
Free counter and web stats