miércoles, 17 de julio de 2013

Un mundo sin mujeres

Un mundo sin mujeres

Lo único que ha llegado hasta nuestros días fue esta breve introducción a la obra. Faltan algunos fragmentos. Nos resulta imposible precisar si la obra perdida se desarrollaba en un futuro distópico, si era una comedia de situación misógina o  transcurría un mundo en franca decadencia, o todo lo contrario

Presentación

Nos encontramos en un futuro donde las mujeres han desaparecido de la Tierra. No, no se marcharon a otro planeta, simplemente se considero que eran prescindibles. Prefiero no entrar en detalles, no quisiera herir la sensibilidad de algunos lectores.

Lo cierto es que solo hay hombres en Mandril. Que la mujer haya sido considerada prescindible llevó a la poesía a un breve auge, e inmediatamente después a un prolongado y agudo declive. La caída de la poesía se vio interrumpida a iniciarse la edad de oro de la comedia.

La escena que ofrecemos a continuación es un texto clásico que transcurre en la ciudad de Mandril doscientos años después de la desaparición de la mujer. Es conveniente recordar al lector que la transición hacia la abolición de la mujer se completó en un periodo de trescientos años.  Durante ese tiempo no era inusual encontrar ciudades donde la mujer se había extinguido hace tiempo, como en Mandril, y otras ciudades, donde todavía existía y gozaba de derechos políticos y de ciudadanía. Así que durante algún tiempo fue corriente que los extranjeros visitaran con frecuencia la ciudad de Mandril, atraídos tanto por la curiosidad de conocer un mundo sin mujeres, como de vivir las nuevas formas de sexualidad que estaban apareciendo en la ciudad. La nueva realidad de Mandril, la ausencia de mujeres y las frecuentes visitas de extranjeros, permitió que se desarrollara un género humorístico local, que siempre coincidía con la misma trama y enredo, y que era el siguiente:

"Un extranjero llega a Mandril atraído por un mundo sin chicas. Allí conoce a otro hombre en un bar o en un parque, y comienzan a conversar sobre filosofía. En ese momento los hechos se precipitan: se besan y acaban follando. Lo que sucede después es terrible. El extranjero se despierta agotado. A la altura del ombligo, quizá un poco más abajo, descubre que tiene clavada una pajita, de esas con las que las gentes beben horchata en verano. El chico que conoció la noche anterior ha desaparecido y le ha absorbido el Jing, la esencia. En otras palabras, se ha llevado su energía vital, su ambrosía, su fluido seminal. Seamos claros, le ha robado la lefa"







 
Free counter and web stats