viernes, 26 de agosto de 2011

Contrapropuestas a la ciudad del mal rollo

Dominguet se asomó a la ventana y no supo distinguir cual era el mono, y cual era el hombre.

Contrapropuestas

Ante las propuestas para una ciudad de mal rollo, Dominguet quiere presentar unas contrapropuestas. Son las siguientes:

Para conseguir una ciudad más amable unas de las primeras cosas de las que tendremos que desembarazarnos será el reloj. Impartir una nueva asignatura que tendrá como fin enseñar a la peñita a levantarse del suelo que impartirán profes no titulados, crear una nueva linea de seguridad social basada en redes de apoyo mutuo  entre colegas, amadas, exparejas y vecinos, utilizar la caricia y el beso como herramienta popular en un nuevo modelo de salud pública, reactivación de todos los mecanismos de empatía, reinvención del código penal y supresión paulatina del castigo, eliminación de algunas profesiones como limpiador/a y barrendero creando un planing de reparto de tareas donde todos, -y cuando digo todos quiero decir todos-, participen en la limpieza de la empresa y las calles; será hermoso ver a los parlamentarios, si es que existe algo parecido a los parlamentarios, limpiando las letrinas del Congreso. Gestión popular a través de asociaciones, colectivos e individuos de la propiedad pública, impulso a las pasiones conviertiéndose estas en el eje fundamental del mundo laboral, introducción en toda la ciudad de altavoces que digan "Qué guapo estás" "Juntos podemos" "Te quiero", girar el vúmetro del estrés al mínimo hasta unos niveles jamás conocidos por la humanidad.


 
Free counter and web stats