viernes, 12 de agosto de 2011

Lo nunca dicho sobre el calentamiento global


Ya ha empezado

Calentamiento global

Se está reblandeciendo el asfalto. Miles de coches quedan atrapados en las calles. Es el fin.

Mandril se está convirtiendo en algo blando. Demasiado calor quizá. El asfalto es como una plasta. Los coches se hunden en él, es como arena movediza. Algunos automovilistas perecen al tratar de llegar a su vehículo. La presidencia de Mandril aprueba por unaminidad la normativa que permita a los automóviles circular por la acera y atravesar parques y plazoletas municipales. Hasta ahí todo el mundo de acuerdo. Un grupo de padres cuyos hijos han sido atropellados mientras saltaban a la comba, se han juramentado. El calor hunde a los coches en el asfalto, padres con cuchillos entre los dientes queman coches. La silueta de Mandril en el horizonte oscila como un flan.


 
Free counter and web stats