domingo, 11 de noviembre de 2012

Cómo hacer una película de serie B

Crea un monstruo y déjalo en libertad

Crea un monstruo y déjalo partir

Busca un animal pequeñito  -una rata-  adiéstrala y recompénsala cada vez destruya un objeto creado por el hombre. Después inyéctala dosis masivas de hormonas del crecimiento.

Has creado un monstruo;  una rata gigantesca que atacará todo aquello creado por el hombre. Tiene sed de venganza. Abre la puerta de casa y deja que tú monstruo salga a las calles de Mandril.  Ya no podrá volver jamás a su pequeño estado, a su mundo, y ahora se encuentra en mitad de la ciudad, aterrorizada entre rascacielos y coches,  carreteras que no van a ninguna parte, entre todo aquello que odia. Este no es su mundo y se volverá loca, y aplastará todos los automóviles que encuentre a su paso.  Avanzará por la ciudad destruyéndolo todo. Será cercada por soldados; los matará a todos. No es posible parlamentar con tú monstruo de serie B, no sabe inglés, no distingue entre el bien y el mal, de un solo golpe eliminará a la comitiva negociadora. 

Tú monstruo se siente lo que es. Inmenso.  Su vista comienza abarcar la totalidad del planeta, y su tarea es infinita: destruir todo rastro del hombre. Pero tú monstruo a veces se siente solo; hay dias que añora su mundo empequeñecido, y ahora le envuelve la melancolía. Tú monstruo mira a los hombres que corren aquí y allá asustados, despreciables seres, y los pisaría a todos si no fuera porque le recuerdan demasiado a él mismo, o precisamente por ello.




 
Free counter and web stats