sábado, 17 de noviembre de 2012

Hombres pinchudos en la actual sociedad moderna

Apenas hay fotografías de hombres pinchudos semienterrados en el barro, pero tengo este dibujito

Los hombres pinchudos en la actual sociedad moderna

Entre los diferentes tipos de seres humanos que podemos encontrar en Mandril, queremos destacar a una clase singular de hombre, que en situaciones adversas pueden encogerse y formar una bola pinchuda. No precisan oxígeno para vivir. Pueden permanecer en este estado miles de años.

Un caso clínico particular

Usted es preciosa. Y se encuentra a tan solo un paso para que un amanecer portátil se despliegue ante usted, y va, y sin querer pisa a un hombre pinchudo semienterrado en el parque. Ahora se encuentra intranquila. Las espinas del hombre pinchudo han atravesado sus zapatos y se han clavado en la planta del pié. No sangra. Pero lo primero que hace al llegar a casa es buscar en la enciclopedia, que dice así:

Pisada de Hombre Pinchudo

La pisada al azar de un hombre pinchudo semienterrado en el barro contiene una potente neurotoxina. El periodo de incubación es de 72 horas. La muerte es segura. 

Todos los proyectos se desmoronan en tan solo un pisotón. Así que decide volver a guardar su amanecer portátil en una caja de cartón, y con unas pinzas, recoge a hombre pinchudo y lo mete en el bolso. El hombre pinchudo se revuelve y se agita en su interior, pero usted le regaña. No hay duda, usted tenía grandes expectativas, pero el hombre pinchudo le ha arruinado sus planes del sábado, de todos los sábados de su vida.  En este preciso instante una poderosa neurotoxina recorre su torrente sanguineo. 

Decir adios

"¿Así que esto era el fin del mundo?"- Se pregunta- Ahora debe decir adiós a la vida con dignidad. Friega los platos y ordena sus cosas, va a la peluquería y se lava los dientes. Llama a sus antiguos novios para despedirse. Decide esperar el colapso tomando un té. 

Final 

El hombre pinchudo se revuelve en el interior del bolso y asoma su carita de hombrecito dormido durante siglos. Pide perdón y usted no le escucha, se come un jabón y hace pequeñas pompas que revolotean en la habitación. Usted no se rie. El hombre pinchudo guarda un antídoto en el bolsillo del pantalón. A usted se le ilumina el rostro. 

La vacuna  funciona. No está caducada y usted está viva. La próxima semana volverá el sábado y el amanecer portátil se encontrará listo para ser desplegado. Usted coloca al hombre pinchudo en una tabla de cocina, y arranca una a una sus espinas. 

El hombre pinchudo ya no tiene pinchos, ni permanece semienterrado en el barro durante siglos. Le gusta el oxígeno y pasa los dias como un holgón en su cama de algodón en una cajita de cartón. Cuando  todos duermen, el hombrecito pinchudo se levanta en la noche y te besa la frente. 






 
Free counter and web stats