jueves, 8 de noviembre de 2012

Visión del rey a la hora de la siesta

Con este aspecto se me apareció el rey durante la siesta


Aparición del rey durante la siesta


Mi vida tiene sentido. Tiene más sentido desde que soy el encargado escribir los discursos del rey -aunque en realidad todavía no he escrito ninguno- Así que me he echado una pequeña siesta en busca de inspiración, y allí, entre la bruma  de la mente ha aparicido el alma del rey bajo la forma de un piojo. Y me ha hablado. 

Rey con alma de piojo: ¡Hey tú, qué haces!

Yo:  ¡Oh, el rey!. Trataba de inspirarme gracias al mecanismo de la siesta para escribir un discurso tuyo

Rey con alma de piojo: ¡Jamás tendrás mi firma para uno de esos discurzuelos tuyos!. Tampoco obtendrás mis favores ni un sueldo de 1200 euros al mes, ni un escritorio de madera, ni acceso a mis dependencias en bicicleta. Eres débil, y estás lleno de resentimiento. 

Yo: Si tú lo dices...quizá sea débil, no lo sé, pero no tengo resentimiento alguno hacia ti, ni hacia la monarquía. En realidad soy partidario de una monarquía de nuevo cuño

Rey con alma de piojo: ¿De nuevo cuño?

Yo: Si, de nuevo cuño. Una monarquía mediante sorteo telefónico mensual. Cualquiera podrá ser rey o reina por un mes.

Rey con alma de piojo: ¿Qué tipo de rey será ese?

Yo: Un rey sin asignación alguna, que podrá vivir en un apartamento comunitario de 44 metros cuadrados. Será muy divertido ver como cambia el cuerpo y el rostro del rey cada mes. Un mes será gordo, otro mes será bajo, un mes será barbudo, otro mes será calvo, un mes será tonto y otro mes será un sabio

Rey con alma de piojo: ¡Vaya mierda de monarquía!

Yo: Es la mejor monarquía posible, mejor incluso que la presidencia republicana. Me gustaría ver los libros de texto del futuro con la lista de los reyes del siglo XXI. He calculado que en cien años habrán reinado alrededor de mil doscientos reyes. No habrá mente enciclopédica alguna capaz de memorizar el nombre de todos los reyes del siglo.

Rey con alma de piojo: ¡Me opongo!

Yo: Y acudirá a todo acto oficial con su propia ropa. Un mes irá con ropa despreocupada, otro mes con ropa de rapero, un mes con botas de agua, otro mes con manchas de tomate en la corbata

Rey con alma de piojo: ¿Y yo? ¿Qué será de mi?

Yo: No lo sé, no he pensado nada, pero si quieres un final a la altura de tú grandeza,  te puedo ofrecer uno a lo Howard Hughes

Rey con alma de piojo: ¿Por qué yo?

Yo: Venga tio, no seas débil

Rey con alma de piojo: ¡Brrrr! ¡Te odio!












 
Free counter and web stats