sábado, 11 de junio de 2011

Cuando llegue el desastre a Mandril

 El desastre

Usted está avisado; el desastre le sorprenderá en calzoncillos

las personas avisadas tienen un problema, y es que el desastre siempre les sorprende en calzoncillos o en bragas, a veces incluso sin calzoncillos, a veces incluso sin bragas. Los/as avisados se asoman al balcón y ven en el horizonte el polvo que levanta el desastre al aproximarse a Mandril. Nadie les cree. Su voz es trémula y parece insegura. Escriben en la puerta de los baños públicos avisando:

 ¡El desastre se aproxima a Mandril!

Las personas avisadas se asoman todas las mañanas al balcón y ven como el desastre se aproxima. Un desastre que no solo arranca árboles, estrella automóviles y hace caer edificios, también levanta bisoñés.  Por mucho que corra tratando de escapar al desastre, el desastre siempre le da alcance. Así que esta vez, los avisados no saldrán corriendo, esperarán al desastre sentados en una silla tomándose una taza de té junto a sus vecinos, los mismos vecinos que jamás creyeron que fueran avisados, sino marcianos
 
Free counter and web stats