lunes, 29 de octubre de 2012

El futuro del lenguaje proletario



El futuro del lenguaje proleta

Los estudiosos del tema han llegado al siguiente consenso; el del emprobrecimiento del uso que hacen de la lengua española los proletas, entre los que yo me encuentro. Pero nada hay que temer

El vocabulario se está reduciendo cada día en las fábricas y las calles de Mandril, y el propio lenguaje articulado es probable que  se acabe extinguiendo en unas cuantas décadas. Actuamente los fonemas han entrado en una fase de declive permanente siendo sustituidos por sonidos inarticulados que resultan imposibles de transcribir a través de la escritura . Son algo así como gruñidos. Y se utilizan para mostrar tanto el estado de ánimo, como para saludar o despedir a alguien, y siempre van acompañados de gestos. Algunos creen que esto será el fin de la especificidad del lenguaje humano. En realidad esto no es así, sino el inicio de un salto cualitativo del lenguaje. Los proletas se encuentran en el inicio de una nueva época, y aunque los académicos de la lengua lo tilden de mamarrachada, los proletas del futuro no articularán palabra alguna, pero en su necesidad de comunicarse darán un paso adelante en la evolución del lenguaje. No vocalizarán, es verdad,  pero su nuevo lenguaje por tonos, mucho más complejo que el antiguo lenguaje articulado por fonemas, permitirá a la humanidad alcanzar cotas de comunicación todavía insospechadas. Estoy absolutamente convencido que en un futuro próximo, más o menos tres mil años, el lenguaje proletario, obra de los propios proletas se parecerá a los sonidos que emitía el thereminvox, también llamado theremin, obra del inventor Lev Theremin



El lenguaje proletario podría llegar a parecerse a los sonidos que emite el theremin, pero sin necesidad de artilugio alguno.




Este nuevo lenguaje proletario, en el que no se articularán palabras y en el que tampoco se moverán los labios no se agota en sí mismo, sino que seguirá evolucionando hasta dejar de emitir sonido audible alguno. Lo más probable es que la frecuencia de las ondas del lenguaje proletario no sea perceptible al oido humano, tan solo será el  primer paso del lenguaje proletario hacia el desarrollo de la telepatía, abandonando por fin a su suerte o como objeto de museo las normas del lenguaje verbal y escrito impuestas por las clases medias





 
Free counter and web stats