martes, 2 de octubre de 2012

El mayor enemigo de Dominguet

Dominguet cree que el tiempo es un enemigo más poderoso que el capitalismo. Es fascinante. El tiempo siempre gana. 


El mayor enemigo de Dominguet


El mayor enemigo de Dominguet es el tiempo. El tiempo no solo quiere matar a Dominguet sino que quiere destruir a toda la humanidad, incluso todo lo tangible

Hoy Dominguet se ha despertado muy cansado, se ha pasado toda la semana luchando contra el tiempo y al final ha tenido que quedarse en cama hasta las once. Es cierto que el tiempo le ha dejado dos horas postrado en la cama, pero Dominguet ha conseguido burlarse de él leyendo un poco en la cama antes de levantarse.  Pero se ha hecho muy tarde.

Se ha hecho muy tarde. Se ha hecho muy tarde para correr por el bosquecillo durante media hora y abrazarse a los árboles. Otra victoria más del tiempo sobre Dominguet. Y desde luego se ha hecho muy tarde para entintar el tebeo que todavía se encuentra inacabado. Y claro, hay que guardar la ropa que cuelga del tendedero, y poner la lavadora de nuevo. Si, es demasiado tarde para ponerse a escribir una crónica sobre todos los sucesos que ocurren en su trabajo, la degradación, y como sus compañeros tibiamente, comienzan a organizarse. Es demasiado tarde. No hay tiempo en lo que queda de mañana para salvar esas plantas que han brotado entre las calabazas y que comienzan a marchitarse.  Podrían ser palmeras. No hay tiempo porque Dominguet debería estudiar un poco de historia, medicina china, y aprender a patinar, pero no lo hará porque no tiene tiempo. No hay tiempo porque Dominguet debe quedar con sus amigos y amigas, y estar con su familia, pero a veces el tiempo ni siquiera le permite encontrarse con aquellos a los que ama. No hay tiempo porque Dominguet debe acudir los sábados por la mañana a la asamblea, pero en cualquier momento el tiempo se lo impedira.  A Dominguet le hubiera gustado esta mañana dibujar una viñeta de humor gráfico, o ilustrar este artículo, pero el tiempo ha vuelto a correr más rápido que él. A Dominguet le hubiera gustado escribir un poema diario o ir al trabajo en bicicleta, pero al tiempo no le gustan las bicicletas ni los poemas. A Dominguet le hubiera gustado amar a todas las mujeres del mundo, pero el tiempo se lo niega. Nunca se lo permitirá. 



 
Free counter and web stats