domingo, 9 de diciembre de 2012

El hombre que confundió una chistorra con una chistera

Retrato robot de hombre con chistorra en la cabeza

La normalización de la locura

Haga un pequeño experimento. Sustituya su gorra por una chistorra, y realice su vida cotidiana como si tal cosa.  No pasará mucho tiempo hasta que sus seres más queridos soliciten al  juez su incapacidad

Ahora imagine a un hombre loco, muy loco, pero con poder, demasiado poder acumulado, influencia y presencia mediática. Imagine que ese hombre decide un día, en su locura, llevar una chistorra en la cabeza en vez de su habitual chistera. Nos tememos que ningún juez le incapacitará ni le sobremedicará, ni será ingresado en la octava planta de la unidad de psiquiatría, ni recibirá electroshock alguno. No, no recibirá un electroshock, el electroshock ya no existe,  ahora se llama  "terapia electro convulsiva" y es exactamente lo mismo. Él seguirá con su chistorra en la cabeza, haciendo apuestas, pulsando botones, ennegreciendo el cielo y concediendo entrevistas.  Si, concediendo entrevistas. 

Nos tememos lo peor. Tenemos pruebas de que el hombre moderno es de derechas. Así que es muy probable, que un día tras ver en la televisión a un hombre con una chistorra en la cabeza hablando de economía, el hombre moderno, su vecino posiblemente, o usted, comience a llevar también una chistorra en la cabeza. Podremos llevar todos una chistorra en la cabeza, y nadie será incapacitado. Podremos estar todos locos, pero nadie serlo. Podemos hacer que desaparezca la locura y el electroshock, simplemente cambiándole de nombre. Estar loco está de moda. Pero no se le ocurra a usted iniciar la moda, si es de los que lleva gorra en vez de chistera.

 
Free counter and web stats