lunes, 17 de diciembre de 2012

Plano de la irrealidad

Plano de la irrealidad en Mandril

Plano de la irrealidad

Dieciséis horas en la realidad

Parte de guerra: "La irrealidad ha penetrado en Madrid. Dominguet sigue los acontecimientos asombrado, y sin embargo, no tiene miedo a pesar que el telediario nos asegure una y otra vez que la realidad ha muerto. Dominguet sabe que la realidad existe. Él estuvo dieciséis horas en la realidad"

Si ustedes me preguntan que es la irrealidad, yo solo puedo decirles que la irrealidad es la locura. Ustedes quieren que les ponga un ejemplo de la irrealidad y yo les digo que la irrealidad ha llegado hasta el último rincón de la ciudad ¿Cómo es posible no verla? Mire al cielo ¿Qué hace un turista en el espacio dando vueltas y vueltas alrededor de la Tierra? De momento puede descender y volver a despegar en su cohete a la Luna todas las veces que quiera mientras exista un trocito de realidad. Me explico: usted puede cortar todos los árboles del bosque, mientras precisamente, todavía queden árboles en el bosque. En cuanto cae el último árbol, lo que cae no es solo el árbol, también cae la realidad. 

Estoy dibujando un plano de la irrealidad. Es un rollo. La locura ocupa la totalidad de la ciudad. Escribir un listado de todos los lugares tomados por la irrealidad me resulta agotador, es demasiado para mi, me contento con saber donde se encuentra la realidad. Mientras quede un trocito de realidad, nada está perdido. A veces, me encuentro allí con las chicas que me gustan. Si, la realidad existe, yo estuve dieciséis horas en la realidad, y me apetece volver. La realidad mola. Mala suerte para la irrealidad





 
Free counter and web stats