martes, 17 de agosto de 2010

¡Dejad que los hombrecitos descansen bajo las piedras!



¡No quiere salir de debajo de las piedras!


Dominguet descubre algo inesperado
Hoy a Dominguet le ha dado por recoger guijarros y levantar piedras. Cuando levanta piedras tiene sumo cuidado, por si acaso hubiera algún escorpión. La verdad, hace mucho tiempo que no encuentra escorpiones

Ha levantado una piedra, pero no había ningún escorpión. En su lugar ha encontrado un hombrecito que le ha dicho "¡Qué ostias haces!" y le ha disparado con su pistola a escala. Por suerte las balas eran demasiado pequeñas para hacerle sangrar. Es normal que a uno le disparen si levanta una piedra indebida, sobre todo si hay un hombrecito debajo que descansa a la sombra. Dominguet no insiste; si el hombrecito colérico no quiere para si los primeros rayos de luz de la mañana, que así sea. Y devuelve, delicadamente, no vaya a hacerle daño, la piedra otra vez sobre el hombrecito, si esto es lo que el quiere.

1 comentario:

orola dijo...

no sé lo que simbolizan estos hombrecitos subpétreos pero me caen simpáticos...aún no sé por qué
La actitud del que narra es la de un tal lucas de Cortázar, la ternura personificada

 
Free counter and web stats