lunes, 4 de abril de 2011

Están ocurriendo cosas muy raras en Mandril


Dominguet ha vuelto a comerse un trozo de luna

Algo pasa en Mandril

Se ha abierto en pleno centro de la ciudad una grieta. En realidad es un manatial, pero no sale agua, sino un fluido fosforescente y viscoso

Y mana y mana y no para. Se ha tratado de desviar su curso, cercarlo con plomo, pero es imposible. Borbujea y tiene un sonido particular; hace
blup blup. Es incontenible. Derriba muros, arrastra los automóviles hacia las afueras de la ciudad sin límites. Es una riada sin control, destroza cristaleras y escaparates. Las sucursales bancarias se encuentran inundadas. La presidenta de Mandril abandona la ciudad en helicóptero. Y Dominguet se encuentra tranquilo, dice; "¿y a mi qué?" y busca una cuchara para comerse el fluido fosforescente y viscoso como si fuera un dulce. Después, se desliza como si hiciera surf.
 
Free counter and web stats