domingo, 13 de octubre de 2013

El encogimiento de Europa

¡Europa encoge!

Dominguet explicando a sus lectores el proceso de encogimiento de Europa utilizando como ejemplo unas cabezas reducidas


Era evidente que alguien tenía que saberlo antes que yo,  sin embargo jamás he encontrado un artículo en la prensa al respecto. Su importancia debería haberse convertido en noticia, en primera página.

Yo esperaba la intervención del presidente, unas palabras en todas las televisiones, una reunión de urgencia de la comisión europea, pero nadie decía nada. Siempre me toca a mi dar las malas noticias; Europa está encogiendo. 

No es que el mar avanzara sobre  la tierra, ni desaparecieran desaparecieran nuestras playas. Los chiringuitos permanecían intactos. Ninguna de nuestras ciudades costeras había quedado anegada por las aguas. La cuestión era la siguiente; el espacio se estaba reduciendo.  Europa se empequeñecía, encogía varias decenas de metros por semana. Este fenómeno era proporcional, porque no solo se reducía el área que la contenía sino las dimensiones de sus ciudades, sus calles y sus pisos, y sin embargo eramos las mismas personas. En diez años Europa se había reducido a la mitad. Quién vivía en un piso de 80 metros cuadrados ahora solo disponía de 40. Esto hacía que la gente se levantara de muy mal humor por las mañanas.

Sé que es difícil imaginar un proceso encogimiento, todo son problemas, se lo aseguro. Como en esas películas donde las paredes de la habitación se mueven hasta aplastar a los convidados a la fiesta. Pero en Europa no teníamos paredes. Todo el espacio se estaba comprimiendo en un solo punto. Los problemas de masificación no estaban relacionados tanto por un gran número de personas, que también, lo que ocurría es que una sola persona no cabía en lo que antaño fue un metro cuadrado, es decir, toda Europa se estaba concentrando en un punto de dos diemensiones. Cuando nos dimos cuenta, no pudimos reaccionar ordenadamente y nos lanzamos al mar en todas las direcciones en nuestros propios cayucos. 

¿Donde está Europa? Todavía existe, pero es un punto muy pequeño imposible de ver a simple vista. Me pregunto donde han acabado todas sus construcciones y todo su pasado. Continúan allí, claro. Se conservan, pero nadie las puede ver, sólo un microbio puede atravesar sus calles, visitar los museos, abrir las puertas de las casas y dormir en nuestras camas. No quiero ser pesimista. Quizá la Tierra tiene un particular sistema de vasos comunicantes, quiero pensar que cuando un continente encoge, una pequeña isla o una aldea comienza a crecer desmesuradamente en otra parte del mundo, o aparece un nuevo planeta o una estrella en el firmamento, pero no estoy seguro del todo.






 
Free counter and web stats