viernes, 18 de octubre de 2013

Proyecto de megaurbe móvil

Desde luego es mucho más bonito esta cometa a pedales que mi propuesta de megaurbe móvil

Una megaurbe móvil


Tengo un proyecto para construir una megaurbe. Una ocurrencia ideada mientras me encaminaba en metro hacia el trabajo. Es bastante novedoso pero horripilante, como todas las megaurbes. La diferencia entre mi megaurbe y otra, es que la mía podría trasladarse de un lugar a otro si así lo decidieran sus vecinos, o lo que es peor, cuando lo determinaran sus autoridades.

Premisa:

-Una megaurbe móvil, es por definición, móvil. En cualquier momento podría desplazarse la ciudad con sus quince millones de habitantes a otro lugar. Una megaurbe móvil es un proyecto novedoso, a ningún loco se le habría ocurrido algo similar, así que he decidido adelantarme a los acontecimientos y ser yo mismo quién presente públicamente las características de esta asombrosa idea.

Una megaurbe móvil conlleva a: 

Romper con la idea de asentamiento permanente, fijeza, durabilidad. Reinventa el urbanismo, puede replanificarse la forma de la ciudad cuando uno lo considere conveniente, pues: 

Si toda la ciudad se puede desplazar a otro lugar, las edificaciones, viviendas, servicios públicos, fábricas y oficinas, deberán adaptarse a esta circunstancia

Cada vez que una megaurbe se mueve:

Cada vez que una megaurbe se mueve toda la planificación también se mueve y se trasforma, adaptándose a la nueva geografía, la conveniencia, las circunstancias o los placeres. La ciudad puede reinventarse a cada instante. Las formas posibles de la megaurbe móvil deben aproximarse al infinito.

La posibilidad de mover millones de personas y construcciones con el fin de trasladar la megaurbe de un lugar a otro dará lugar a nuevas e ingeniosas soluciones técnicas así como la desaparición de un modelo de ciudad basado en la permanencia.

No estoy proponiendo un arquitectura efímera basada en el cartón piedra ni en el poliestireno expandido, ni en el abandono de la ciudad, ni en la expulsión de sus habitantes, ni es la reconstrucción desde cero. Todo eso sale muy caro, socialmente, éticamente, económicamente y medioambientalmente, sino un planteamiento en la construcción que permita su transportabilidad.

Algunos problemas:

El abastecimiento del agua, las redes de tuberías y cable, el alcantarillado, el suministro de electricidad, las carreteras, las aceras...En diez minutos, o menos, trataré de dar algunas soluciones al respecto. Lo demás lo tendrán que hacer los técnicos, no tanto por pereza o por falta de tiempo, sino porque se me estará ocurriendo cualquier otra gilipollez, por ejemplo; vuelos al espacio en naves a pedales, puertas sin cerraduras o llaves que sirvan para cualquier cerradura.

Soluciones a problemas concretos

Las particularidades de esta gran ciudad nos invitan a desarrollar edificaciones desmontables, abatibles, que puedan caber en una caja, o mejor, que ellas mismas al final de un proceso de pliegues y despliegues se conviertan en su propia caja. Una ciudad en constante mudanza debe racionalizar el uso de embalajes.

Proponemos el fin del adoquinado y el asfaltado de la calzada. Las carreteras deberán ser sustituidas por un material fácilmente enrollable y desenrollable, lo que permitirá su movilidad.

Es importante evitar toda cimentación, y adaptar las edificaciones al terreno, no el terreno a las edificaciones. Esto nos lleva a la búsqueda de un suelo flexible, como de goma, que se adapte a las irregularidades del terreno.

En cuanto al abastecimiento del agua, es del todo absurdo crear una red de tuberías por toda la ciudad que llevaría décadas o siglos construir, cuando lo más probable es que la ciudad se trasladará a otro lugar, quizá con mejores vistas, al poco tiempo. En estas circunstancias lo más apropiado será llevar el agua a través de pocas canalizaciones hacia algunos nodos distribuidos por la ciudad, desde los cuales se suministraría agua a las viviendas mediante la utilización de envases reutilizables. Esto evitará el derroche de un bien común escaso y el gasto inútil en infraestructuras permanentes. En cualquier caso, si los habitantes de la megaurbe se empeñaran en construir millones de quilómetros de tuberías por toda la ciudad, rogaría que estas se encontraran a la vista, en vez de ser subterráneas. Algunos podrán argumentar que una megared de tuberías exterior en vez de subterranea es antiestética. En absoluto. No solo no es antiéstética -a mi me parece más bonita- sino que además descubriremos a tiempo real cualquier fuga de agua.

Sobre el alcantarillado

Como no me queda mucho tiempo, me centraré en el problema de las aguas negras. Las muy, muy negras. Creo que somos adultos y cada uno deberá hacerse cargo de su propia mierda, nunca mejor dicho. Así que cada cual deberá llevar su mierda en un cubo o en un recipiente adaptado a los puntos de la ciudad o del barrio convenidos para su depósito, desde allí se podrá trasladar al lugar más apropiado para su compostamiento o a un generador de biogás, por decir algo.

Nota final

Siento comunicar no tener más tiempo para continuar desarrollando  la megaurbe móvil, pero es que generalmente escribo en lo que me dura el café, y ya me he tomado dos. Espero que nadie tome en serio mi proyecto, más que nada porque no me interesa en absoluto que sea realizado. Lamentablemente, una vez que se lanza una idea públicamente, ya nada puede hacerse, y algún subnormal tomará nota y la mejorará. Pido disculpas a los niños del futuro antes de que se produzca este hecho, pero tengo una excusa, me lo estaba pasando muy bien mientras lo escribía.




 
Free counter and web stats