miércoles, 12 de marzo de 2014

Las sismicidad de las cosas


Sospecho que nunca antes se ha sufrido tanto como actualmente, y sin embargo, ningún tiempo ha sido tan divertido como el actual


Pequeños terremotos particulares

A veces siento que va a ocurrir algo, lo percibo en el movimiento, en la oscilación de las plantas, en el agua que se agita en el vaso. Después me veo envuelto en mi terremoto particular.

Mi teoría es la siguiente, en Mandril se producen diariamente miles y miles de pequeños terremotos. Jamás han existido tantos terremotos como ahora, sospecho, que nunca antes se ha sufrido tanto como actualmente. Como en las películas, el terremoto deja a su paso un lugar devastado. Son pequeños terremotos apenas perceptibles a la mirada del otro, dejando a su paso un número sin fin de heridos. Todo estaba en calma dias antes de empezar el terremoto, aunque  percibía signos de que algo ocurriría; lo percibía en las palabras. Lo terrible es que algunas palabras desaparecerán y ya no seré capaz de pronunciarlas. Después todo se mueve y se desplaza de lugar. Sé, que cuando uno vive un pequeño terremoto particular todo se acaba, y también, como en los grandes terremotos, todo empieza. En las películas, la bruma desaparece tras el terremoto y todo está por hacer, pero antes,  hay que enterrar primero a los muertos






 
Free counter and web stats