martes, 4 de marzo de 2014

Pequeña propuesta matinal, descubierta durante un sueño, del por qué de todas las violencias

Evidentemente son mejores, ¿o peores?


Ser mejor

Sé que este título puede llevar a algún equivoco, pues en cuanto alguien se siente mejor, otro, se siente peor. En cuanto uno se siente mejor que otro, el otro, nos tememos, lo puede pasar muy mal.

¿Por qué los pigneos deben estar confinados en una reserva y no por ejemplo los daneses?, ¿o por qué no se conocen casos de enamoramientos de danesas con pigneos? La solución se encuentra en unas palabras mágicas; porque somos mejores. ¿Por qué existen casos de maltrato verbal de los jefes hacia sus subordinados y no al contrario? Efectivamente, porque se creen mejores. En cuanto alguien se cree mejor que otro, aparece en su interior la semilla del maltrato ¿Por qué todos esos chistes sobre gordos? Porque los otros se creen mejores ¿Por qué uno puede llegar a otro país y quitarle el petroleo? Porque uno se siente mejor, y claro, en cuanto uno cree que es mejor que otro, el otro es peor. Si tenemos que conservamos un libro, una cosa, un objeto, una lengua o un hombre ¿qué criterio utilizamos para seleccionarlo? El que nos parece mejor, y en ese proceso caen los libros y las cosas y los objetos y los hombres y las lenguas y los amores.


 
Free counter and web stats