jueves, 27 de marzo de 2014

Propuesta del derecho a la inmortalidad

Todos tenemos derecho a la inmortalidad

Propuesta del derecho a la inmortalidad

Los católicos han conseguido el derecho a la inmortalidad. Lamentablemente, según mueren, se borran de las memorias. Yo creo en el derecho a la inmortalidad, un derecho que todavía no existe y que ninguna organización política tiene el coraje a reivindicar no solo como uno de los derechos humanos, sino también como un derecho colectivo. 

Todos los días millones de personas pasan de un estado a otro, es decir, del ser al no ser, y a nadie parece preocuparle. Lo que mola del ser humano es la conciencia de si mismo, ser inmortal sin conciencia de uno mismo, es como estar muerto, es decir, nada. Pero morir y que permanezca un trozo de tu conciencia, ya es algo. En términos objetivos, desintegrarse, es un derroche. La pérdida de talentos y experiencias, por la muerte, es como quemar libros y cuadros, el olvido es como morir dos veces. Renunciar al recuerdo de los individuos es entorpecer el conocimiento y el desarrollo colectivo, en realidad, es un atentado a la sabiduría.

Propongo la construcción de un gran archivo de libre acceso donde cualquiera pueda consultar el material dejado por cualquier otro que ya ha existido; podrían ser documentos sonoros, gráficos, pensamientos, escritos, fotos, proyectos, un diario personal, una autobiografía, al menos un resumen de su vida o unos consejos para las generaciones futuras. A medida de que este registro aumente sus capacidades podríamos guardar objetos y cosas que formaron su conciencia, lo que se os ocurra. 

Este archivo es significativo, quiere decir muchas cosas, y sobre todo, quiere decir que damos valor a la vida de las personas, porque si nos interesa guardar para su consulta en el futuro la experiencia, la creación y la vida de los otros, es porque nos parecen apreciables sus recuerdos por el solo hecho de haber existido, esto indicaría que también cuidamos y enriquecemos las vidas de los hombres y las mujeres vivas, no solo por el derecho que tendría cada cual de vivir la vida de forma plena, sino también porque necesitamos el recuerdo de su existencia. Ese cuidarnos todos a todos, porque todos van a dejar un trozo de sí para el futuro


 
Free counter and web stats