viernes, 14 de marzo de 2014

Otra mirada sobre los micro terremotos



Sitúese y contemple la situación desde la mirada del demiurgo loco, del gran carcajeador, que un día, porque sí, hace que borbujeé la tierra bajo sus pies y un nubarrón o un arco iris se instale exactamente sobre su cabeza

Micro terremotos particulares

Si el azar o la providencia han hecho que usted, de repente, se vea envuelto en un micro terremoto particular, si el suelo se ha movido bajo sus pies y se le han caído los papeles al suelo, no tema.

Se le vuelan los papeles, se le cae la peluca, corre tras su propio sombrero. Reconozcámoslo, en Mandril nadie lleva sombrero y tan solo unos pocos llevan peluca, pero si aún así, si usted se encuentra ahora mismo en el epicentro de un terremoto particular, un terremoto de esos que nadie puede llegar a ver y se agita por esos temblores de tierra, y trata como sea de controlarlos con la mente, tranquilo, no hay noticias de que los micro terremotos particulares duren toda la vida. Sitúese y contemple la situación desde la mirada del demiurgo loco, de ese gran carcajeador, que un día, porque sí, hace que borbujeé la tierra bajo sus pies y un nubarrón o un arco iris se instale sobre su cabeza. Disfrute, pues usted se ha convertido en un personaje cómico. Jamás debemos menospreciar el efecto catártico y liberador de una gran risotada.



 
Free counter and web stats