domingo, 1 de mayo de 2011

Primero de mayo en Mandril

Un primero de mayo cualquiera mientras el desastre llama a la puerta

El primero de mayo Dominguet tuvo sueño, mucho sueño. Cuando está cansado se encuentra menos angustiado.

 Al encontrarse cansado, muy cansado, camina arrastrando los piés. Aún así, no parece un zombi. A veces, cuando está cansado nada le afecta, se le puede pinchar que él te mirará con una sonrisa de soslayo. A veces, cuando está cansado, muy cansado, y si caé un alfiler al suelo, tiembla  como si hubiera explotado al lado una bomba nuclear de diez kilotones. Cuando ha llegado a casa, a Dominguet le ha apetecido meterse en la cama.
 
Free counter and web stats