martes, 17 de mayo de 2011

Cuando los redactores de ¡Terrible ! confeccionan los articulitos

¿Veís a ese tio tirado al fondo? Si fuera Dominguet ¡Por favor! En positivo. Si todo va a peor y acabara fatal, esperemos que encuentre en esa postura horizontal el proceso creativo y lleve consigo una libreta para ir apuntando sus ocurrencias. O al menos una pistola.

 Para escribir en ¡Terrible!

La verdad no requiere de secretos ni de grandes esfuerzos. A la hora de confeccionar un articulito Dominguet no hace nada, tan solo abrir o cerrar los ojos

En el interregno en el que todavía uno no está del todo despierto o ni siquiera  dormido, la redacción de terrible se pone en marcha. Otras veces los redactores se ponen manos a la obra cuando Dominguet va en bicicleta a la estación, o cuando se encuentra sentado en el metro. Uno de los momentos más agradables para la confección de un artículito se produce durante el paseo vigoroso o en el preciso momento en el que se encuentra absorto en una deliciosa o estimulante lectura, a veces durante conversaciones, y otras a la noche, cuando Dominguet llega muy cansado a casa y abre un bote de cerveza del chino.

 
Free counter and web stats