viernes, 29 de junio de 2012

Llamada al suicidio masivo para acabar con el mal

  Llamamiento para el suicidio masivo

La circular del ministerio del Ministerio de Economía dirá: "Trabajadores manuales, ya no molais"
Nosotros creemos que para volver a molar de verdad, lo que tenemos que hacer es matarnos todos

"Trabajadores manuales, ya no molais"


Nos matamos todos y ya está. Matamos a nuestras madres, a nuestros hijos y a nuestra pareja, pero no por aburrimiento o descuido, sino por estrategia. Desde luego no se trata de una revolución a la antigua usanza, en guerra permanente contra las élites. Esta vez no esperamos a que nos maten, sino que nos vamos a matar nosotros mismos.

Todas estamos esperando recibir en las próximas semanas la circular del Ministerio de Economía que informará que "Ya no somos necesarios". Sin embargo esta vez que nadie espere organización. No vamos a asaltar y quemar los palacios donde se decide sobre nuestras vidas. Las élites pueden respirar tranquilas. La estrategia ha cambiado.

Está vez nos suicidaremos todos, con la esperanza de que las calles de Mandril se cubran de millones de cuerpos en descomposición de trabajadores manuales. Y una vez que hayamos acabado con nuestros cuerpos los objetos dejarán de moverse. El suicidio masivo de trabajadores manuales es desde luego mucho más efectivo que la huelga general. ¿Quién retirará el despojo de un friegaplatos muerto en mitad de la acera? Es mejor no esperar a los barrenderos y a los basureros, llevarán bastante tiempo muertos. En realidad el retorno del  cólera y el tífus a las calles de Madrid es una gilipollez. El verdadero problema es que no habrá nadie con quién negociar. Por mucho que se intente dar órdenes nadie las podrá obedecer; los muertos no podrán recoger los frutos, las calabazas se pudrirán en la tierra. Por mucho que se intente mover objetos con la mente, será en vano. Por primera vez no solo nadie servirá a las élites, sino que estas encontrarán la nevera vacía. En ese mismo momento preciso, llegará una nueva circular del Ministerio de Economía a los pisitos de los trabajadores manuales que nos dirá: "Volved, sois imprescindibles". Pero no volveremos. Estaremos muertos.

 
Free counter and web stats