sábado, 14 de abril de 2012

Acción directa desde el salón del piso de Dominguet

Igual la ekintza propuesta le produzca a usted pereza. Pero en algunos negocios que regentan chinos venden esprays muy económicos. No me diga usted que no es divertido ajustar a la realidad el nombre del banco Santander. 

Acción directa desde el sofá

Dentro de varios minutos Dominguet pasará a la acción directa desde el salón de su piso social. A continuación les ofrecemos alguna ekintza facilmente realizable. 

Orden del dia escrito desde el salóncito-laboratorio donde vive Dominguet

-Hacer por la mañana, mientras se toma un té, una lista de cartas de expropiación ( a Dominguet le gusta mejor llamarlas de reapropiación ) y enviárselas, por ejemplo, a grandes compañías energéticas, bancos, empresas farmaceúticas, por decir algo.  En caso de que tengan grandes deudas, estas podrían seguir perteneciendo a la corporación de turno, pero el petroleo pasará a manos de Dominguet. (Escribir el modelo de expropiación y hacerlo publico el domingo o el lunes, dependiendo si se levanta demasiado tarde o si se sale por la noche)

- Presentación pública de lo que sería el primer gobierno lateral del mundo. No se trata de hacer un gobierno paralelo, sino lateral. No se trata de tomar el poder, sino de crearlo. Para el martes o el miércoles Dominguet escribirá una disposición sobre cómo crear su propio gobierno lateral. Dependerá de lo cansado que se encuentre después de diez dias de curre seguido.  

- Invasión pacífica sin muertes ni derramamiento de sangre. ¿A qué espera Dominguet, ahora que tiene tarifa plana a llamar por teléfono para comunicar al presidente, o corporación de turno que su empresa o pais ha sido tomado y que ha pasado a manos del pueblo? Es más efectivo, rápido y cómodo explicar al cargo de turno, o a tu propio jefe, que será destituido en pocas horas. 

- Dominguet estaba pensando en cerrar algunas empresas, millones por ejemplo, que no sirven para nada y además crean sufrimiento. No hace falta ni expropiarlas, pero sería conveniente dirigir una diligencia que explicara el motivo de su clausura y pegarla en el cierre del negocio. Precintarlo molaría, pero da algo de pereza dirigirse hasta allí para finiquitarlo. Pero habrá que hacerlo. 


 
Free counter and web stats