viernes, 20 de abril de 2012

¡El gobierno niega la tarjeta sanitaria a los sin papeles!

"Hola amiguitos, aunque el tamaño del nuevo servicio de salud parasicológico sea muy pequeñito, su asistencia abarcará a amplios sectores de la sociedad"  En la foto el gran Rajoy, en una de sus sesiones de telekinesia neoliberal

¡Vuelve el papel!

¡La era digital al borde de dejar sin asistencia sanitaria a todos aquellos a los que el papel les ha abandonado!

Un pueblo instruido no puede dejar sin asistencia sanitaria a los sin papeles. Para evitarlo proponemos la creación de una sanidad pública mucho más económica que se abra a todo el mundo. Y cuando decimos mundo, queremos decir eso, mundo. Es decir, una sanidad pública parapsicológica, con quirófanos a distancia y cibernéticos, capaces de extraer piedras del riñon con la mente a varios cientos o miles, o mejor, a cientos de miles de kilómetros de distancia. En realidad no hace falta un ejército de médicos parapsicológicos para llevar a cabo esta tarea. Con tan solo uno podría ser suficiente, y no es necesario siquiera que sea médico, con que sea ministro de economía podría valer. Basta con que un día a la semana el ministro de economía se concentre en la curación y haga levantarse a todos los ancianos que se han roto la cadera en el último mes. La cuestión es la siguiente; si el neoliberalismo es capaz de modificar nuestras vidas cotidianas, agujerear montañas, decrecer la esperanza de vida, estimular el despido o privatizar el agua, ¿cómo no iba a poder operar caderas rotas con la mente?



Dominguet recupera una vieja viñeta en la que demuestra la eficacia del neoliberalismo con respecto a recuperación de la salud


 
Free counter and web stats