martes, 17 de abril de 2012

Dominguet se encontraba allí

No sabemos si Dominguet se encontraba allí


Nuevos capítulos de la serie:"Dignidad"

Lo bueno de una persona que ha perdido la dignidad, es que en realidad puede hacer lo que quiera. Por ejemplo; entrar a barrer el interior de un reactor nuclear en chanclas y camisa de flores

La perdida de dignidad implica directamente una reducción de la esperanza de vida. Ya lo ha dicho el FMI; los españoles viven demasiado. Pero una vez que hemos perdido la dignidad, ¿qué mierda nos importa todo?, si ya sabemos que vamos a vivir menos, en peores condiciones, y un poco más tristes. 

Esta frase es de Dominguet, gracias a sus estudios de materialismo dialéctico:

"La diferencia entre ganar dignidad y perder dignidad. Es que ganar dignidad no tiene fin. Sin embargo uno puede ir perdiendo dignidad, hasta un límite. Una vez transpasado ese umbral se convierte en otra cosa"

Esto debería tranquilizarnos. Podemos vivir siempre con más dignidad. La dignidad no tiene límites, lo dijo Dominguet esta mañana. Significa que usted y la humanidad y por lo tanto, todo lo que lo rodea, puede ser más hermoso. Todo depende si nos encaminamos hacia la dignidad. Pero también puede ocurrir que alguien nos empuje.

Si nos empujan y caemos por la pendiente de la indignidad, iremos perdiendo dignidad por el camino y lo que nos rodee será cada vez más feo. Pero hasta cierto límite, porque una vez superado cierto umbral, dejaremos de vivir aunque sea un poquito con dignidad.

Cuando hayamos perdido la dignidad podremos hacer un montón de cosas que antes nos la impedía la dignidad. Matar, por ejemplo,  por aburrimiento o por dar salida a algunos instintos o pasiones primarias, como por ejemplo, ganar dinero por el placer de ganar dinero.  Superado el umbral en el uno deja de ser persona para convertirse en una cosa, uno puede vivir como quiera, y olvidarse de los límites morales que le imponía la dignidad. Así que puede ir con chanclas por donde quiera, dormir entre cartones, o golpear sistematicamente a personas que no quieren perder su dignidad. Sin dignidad uno puede hacer lo que quiera,expulsar a familias de sus casas, permanecer años borracho, o dictar sentencia y expulsar tranquilamente a hombres de sus casas. Una vez perdida la dignidad a uno le pueden hacer lo que quieran, por ejemplo, asistir atónito al espectáculo donde a sus hijos les arranquen el futuro.


 
Free counter and web stats