sábado, 7 de abril de 2012

El chico de los pies verdes llega a Mandril

Definitivamente, tener los pies puede resultar ser muy contagioso


El chico de los pies verdes

Cuando el chico de los pies verdes a llegó Mandril enseguida fue detenido

Lo único que él hacía era caminar, y según caminaba el mundo conocido se transformaba. Por donde pisaba se extendía inmediatamente un manto verde de hierbas y adventicias que pronto eran conquistadas por saltamontes y caracoles. Si abría la puerta del banco o del supermercado, enseguida se cubrían de hierbajos y cardos.

A su paso se abrían verdes praderas, hasta que fue detenido.

Qué hermosa era la cárcel donde se encontraba preso. Cubierta de flores y de hiedras.

 
Free counter and web stats